La quema del muérdago que se ha tenido durante todo el año detrás de la puerta de casa es una de las tradiciones navideñas más populares. Y es que detrás de este ritual existe la creencia de que, de esta forma, se eliminan los "males acumulados y retenidos" por esta planta en el hogar durante todo el año.

La tradición pagana de la quema de esta planta considerada como "sagrada", y que se puede adquirir en todos los mercadillos de Navidad, se realiza el 13 de diciembre, día de Santa Lucía. Se trata de un rito muy extendido en países del norte de Europa y que ha tomado fuerza en España en los últimos años a través de las redes sociales.

La tradición

El ritual es muy sencillo y consiste en colgar el muérdago en la casa, muchas veces detrás de la puerta, con el objetivo que "atrape" las cosas malas que suceden en el hogar. Esta planta se coloca en Navidad y se mantiene en el mismo lugar todo el año hasta el 13 de diciembre. Ese día se quema para prender fuego a todo lo negativo que ha "recogido" y se sustituye por un muérdago fresco.

Esta planta está considerada como "sagrada" dado que, según la tradición celta, no toca el suelo y está relacionada con la vida. Por tanto, según los celtas, si el muérdago —que crece como parásito en ramas de algunos árboles— no venía del suelo, sólo podía proceder de un sitio: el cielo.

Tradiciones de Navidad: ¿Cuándo se quema el muérdago? INFORMACIÓN

13 de diciembre

El día de Santa Lucía, según la iglesia católica, es el 13 de diciembre y la santa de Siracusa está considerada como la patrona de los ciegos dado que le sacaron los ojos como castigo pero ella decía que seguía viendo. Esta festividad también coincide con el solsticio de invierno, que antes era el 21 de diciembre pero se adelantó por los ajustes en el calendario juliano.