Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegan los pisos turísticos flotantes: ¿Cómo son por dentro?

Adrián Álvarez y Raquel Vence, impulsores del negocio, ayer sobre la cubierta del barco el puerto de Baiona. / MARTA G. BREA / NAVIS SIREN

Es casa y embarcación a la vez y ofrece todo el confort de una pequeña vivienda con la posibilidad de dormir a flote e incluso navegar por el entorno. Lo último en turismo náutico está en Baiona y se llama “Navis Siren”. Es el primer barco-apartamento vacacional de Galicia y en breve podrá alquilarse para pasar unos días en el mar sin salir de la ría de Vigo. Una pareja de Santiago, Raquel Vence y Adrián Álvarez, está detrás del novedoso negocio que echa a andar en el puerto deportivo de la villa real.

Ella es diplomada en Turismo y ambos tienen experiencia en el sector con una vivienda de alquiler vacacional. Querían dar un paso más para innovar y hacerlo en torno al mar. Así que empezaron a dar vueltas a la idea hace tres años, cuando el astillero Mínimo Boats de Porriño les presentó el diseño que terminó el pasado verano. “Nos encantó la propuesta y nos lanzamos. Elegimos Baiona porque siempre nos ha gustado porque lo tiene todo: es un polo de atracción turística, cuenta con una climatología muy favorable y un gran atractivo humano, gastronómico, paisajístico, cultural y natural”, comentan a bordo.

Llegan los pisos turísticos flotantes NAVIS SIREN / FDV

Aunque les puso trabas a nivel administrativo y demoró algunos trámites, la pandemia no hizo más que empujarlos a apostar más que nunca por el proyecto. Las restricciones han disparado la demanda de alternativas alejadas de aglomeraciones y “nada mejor que el mar para eso”. Como actividad marítima innovadora, el proyecto ha logrado una subvención de 29.041,50 euros por parte del Grupo de Acción Costeira Vigo-A Guarda –entidad que agrupa a las cofradías de pescadores, concellos y Consellería do Mar–, la mitad de los 58.083 de inversión.

La casa flotante tiene 8 metros de eslora y ofrece un espacio de 32 metros cuadrados en el interior, con seis plazas de alojamiento y una superficie habitable que permite moverse de una estancia a otra sin agacharse. Los huéspedes disponen de dos camarotes dobles con sendas camas de matrimonio de 1,40 metros de ancho y otros dos sofás cama en el salón. La cocina está completamente equipada, al igual que el baño, y en la parte superior hay una terraza de 20 metros cuadrados.

Las reservas podrán hacerse efectivas en cuestión de días, en cuanto lancen la web www.navissiren.es y los perfiles en redes sociales. Los precios por noche todavía no están definidos, según asegura, “aunque serán asequibles y equiparables a la oferta hotelera de la zona, con la prestación añadida de la navegación”. Y es que los huéspedes del “Navis Siren”, barco sirena en latín, pernoctarán en el amarre del puerto deportivo, pero durante el día podrán contratar los servicios de un patrón para salir a navegar sin salir de la ría de Vigo. “Las características y el diseño del barco obligan a moverlo únicamente por aguas tranquilas”, explican los promotores, que han firmado convenios con empresas de ocio y entidades de la zona para ofertar actividades de todo tipo.

Adrián Álvarez y Raquel Vence, impulsores del negocio, ayer junto al barco en el puerto de Baiona. / MARTA G. BREA

Al alquiler del piso flotante podrán sumarse rutas culturales y ambientales, visitas a la lonja y a las redeiras de A Guarda, sesiones de buceo, pesca deportiva, aventura, hípica, excursiones e incluso encargar comida en restaurantes próximos y tiendas gourmet

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats