Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

BA.2, la hermana ¿aventajada? de ómicron

Los científicos analizan la posible mayor transmisibilidad de esta subvariante que ha reactivado la ola de COVID en Dinamarca

Un sanitario maneja una muestra con pruebas de coronavirus.

No es una variante del coronavirus ni es algo nuevo, pero BA.2 está en el foco de atención de virólogos, epidemiólogos y genetistas. Esta subvariante de ómicron, surgida en noviembre, poco después de BA.1 –el sublinaje de ómicron más extendido en el mundo–, se encuentra ya al 45% en Dinamarca, donde la curva de casos dibuja de nuevo un muro vertical después de varias jornadas en bajada. ¿Estamos ante la hermana aventajada de ómicron, por una mayor transmisibilidad? ¿Tiene capacidad para reinfectar a quienes se infectaron con la BA.1 de ómicron? Por ahora hay más preguntas que respuestas.

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (UKHSA) ha clasificado BA.2 como “variante de interés”, no de preocupación. Al igual que la subvariante BA.1, la BA.2 tiene más de 50 mutaciones, pero una decena de ellas no las comparte con su “hermana”, especialmente las que se encuentran en la proteína “S” de espícula –los “pinchos” que el coronavirus utiliza para entrar en las células– y en la ORF1a. Algunos expertos han señalado que las diferencias genéticas entre estos dos linajes “hermanos” de ómicron son mayores que las que existían entre la cepa original de Wuhan y la alfa (británica), la primera variante de preocupación detectada. 

Una de estas diferencias en las mutaciones hace que BA.2 no pueda identificarse fácilmente mediante una PCR antes de la secuenciación genómica, ya que BA.2 carece de la omisión en la proteína S (la deleción 69-70) que sí tiene el linaje BA.1. Por eso algunos la llaman “ómicron sigilosa”.

En cuanto a sus efectos clínicos faltan datos, pero las cifras de hospitalización por covid de Dinamarca no se han incrementado.

El país escandinavo reportaba en la segunda semana de este mes un 45% de casos de BA.2. Hay que recordar que Dinamarca es el país que más secuenciación realiza en el mundo junto con Reino Unido. Las muestras de BA.2 son también significativas en India –donde se dice que se podría haber originado–, Suecia, Israel y Singapur, y se han notificado en 40 países en total, según la UKHSA.

Los expertos no creen que haya razones para la alarma. El genetista e investigador estadounidense Eric Topol, uno de los científicos de referencia en la pandemia, señala que aún no hay datos funcionales o epidemiológicos que muestren diferencias significativas con la subvariante BA.1, aunque “la propagación de BA.2 apoya la hipótesis de que tenga una mayor transmisibilidad, algo difícil de imaginar más allá de su hermana BA.1”. Topol subraya que queda mucho por averiguar y que “no hay motivo de angustia en este punto, ya tenemos suficiente de eso”.

El científico J.P. Weiland, que calculó correctamente que ómicron es 5 o 6 veces más transmisible que delta, ha estimado que BA.2 tiene una ventaja competitiva de crecimiento sobre BA.1 del 90% en Dinamarca y del 120% en Reino Unido.

Una hipótesis que podría explicar su gran rapidez de propagación sería una mayor capacidad para infectar a personas vacunadas o reinfectar a quienes se contagiaron meses atrás. “Puede que sea más resistente a la inmunidad en la población, no lo sabemos todavía –ha dicho a Reuters Anders Fomsgaard, del Statens Serum Institut de Dinamarca–. Podría haber una posibilidad de que personas infectadas con BA.1 no fueran inmunes a contagiarse de BA.2 poco después”. Si así fuera, tal vez esta sexta ola terminaría pareciéndose más a una cordillera que al monte Everest.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats