Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncia social

Dos años de frontera a las puertas de casa

Una familia gallega lleva casi dos años reclamando al Concello una mejora del acceso a su casa, pues solo se puede entrar por un camino de tierra | Su hija sufre una discapacidad y tiene problemas de movilidad, sin embargo el taxi adaptado que la lleva al colegio cada día no puede llegar hasta su vivienda

La joven con su madre, saliendo por el camino de su casa.

La joven Ruth Lorenzo, de 15 años, tiene una discapacidad del 78% y serios problemas de movilidad. Además, salir cada día de su casa para acudir a su centro de estudios es todavía más difícil de lo que debería ser soportable. Y es que la casa en la que reside con su familia está conectada con la carretera del Espíritu Santo, en Cangas, por una vía de tierra, llena de hierba y que cuando llueve se convierte en barro. Debe andar hasta la carretera todas las mañanas cuando un taxi adaptado acude a recogerla para llevarla al Centro de Educación Especial Saladino Cortizo.

Su madre, Irene Vives, explica que llevan casi dos años demandando al Concello por escrito el arreglo del vial, que se conoce como Camiño das Gruncheiras y que, asegura, es de titularidad municipal. “Hace un año incluso vinieron agentes de la Policía Local para elaborar un informe, pero siguen sin dar respuesta a nuestra demanda”, lamenta.

Explica, la madre, que el taxi adaptado no puede acceder a su vivienda y deben recorrer la distancia hacia la carretera general de la mano de la joven para ayudarla a avanzar, lo que incrementa la incomodidad sobre todo en los días de lluvia. De ahí que reclame nuevamente al Concello un arreglo que permita el acceso de coches adaptados y ambulancias sin problemas hacia su casa. “En este camino hay más casas, pero todas tienen otra salida por la calle. Nosotros somos los más perjudicados”, explica.

La joven Ruth Lorenzo sufre Síndrome de Marfan, por lo que crece muy rápido para su edad y eso le genera problemas de estabilidad a la hora de caminar. “Ahora, si la ayudamos nosotros puede andar, pero es posible que en unos años lo tenga todavía más difícil”, alerta su madre para señalar lo importante que sería que el Concello acelerase los trámites necesarios que permitan acondicionar el acceso a su vivienda.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats