Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ley de Bienestar Animal

“La Ley de Bienestar Animal será el fin de la actividad cinegética”, claman los cazadores

El sector fletará nueve autobuses para manifestarse mañana en Madrid: “Estamos demonizados, lo tenemos todo en contra”, dice Valentín Morán

Cazadores, durante una batida, en Villaviciosa, en una imagen de archivo. / CAZADORES, DURANTE UNA BATIDA, EN VILLAVICIOSA. | M. M.

La Ley de Bienestar Animal, tal y como está planeada, supone el fin de la caza”. Es el grito de auxilio que lanza Valentín Morán, presidente de la Federación Asturiana de Caza. La aprobación de esa ley es una de las principales razones que ha llevado al colectivo a respaldar la manifestación en favor del mundo rural y sus tradiciones que se celebrará mañana en Madrid. Más de mil cazadores asturianos acudirán a la cita a bordo de nueve autobuses, que saldrán de distintas zonas de la región, y en coches particulares.

Pero las protestas de los cazadores van más allá de la Ley de Bienestar Animal: consideran que también suponen “agresiones” al sector el Decreto de Núcleos Zoológicos, la inclusión de todas las poblaciones españolas de lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Especial Protección (Lespre) y las intenciones gubernamentales de prohibir la caza de numerosas especies, entre ellas la perdiz.

El presidente de la Federación Asturiana de Caza teme por el futuro de la actividad cinegética. Asegura que corren peligro casi todos los cotos de caza (hay 52 en Asturias) porque “cada vez hay menos practicantes y de mayor edad”. No hay renovación generacional. Morán cree que buena parte de la culpa de esta situación la tiene que la actividad cinegética está “demonizada”.

“Lo tenemos todo en contra. Los colectivos animalistas y ecologistas y buena parte de la sociedad ven la caza como algo malo, cuando es todo lo contrario: es necesaria. Los cazadores gestionamos el medio y hay mucha más riqueza, tanto cinegética como no cinegética, en cualquier coto que en las reservas. La caza frena la superpoblación de especies y los daños”, clama Morán.

También perjudican seriamente la caza, según Morán, aspectos como “una normativa muy estricta” o el hecho de que sean las sociedades de caza las que tengan que afrontar los daños de las especies cinegéticas, al que no sucede en otras comunidades autónomas. “Debemos asumir los seguros de responsabilidad civil, el coste de las guarderías, el canon cinegético… Es un coste muy difícil de afrontar”, resaltó Morán. El resultado de todo ello es que apenas hay ya en Asturias 11.000 licencias de caza, de las cuales una parte son interautonómicas; esto es, de cazadores residentes en otras regiones. La caída es brutal: llegó a haber unas 35.000 licencias en Asturias hace poco más de veinte años.

Valentín Morán participó esta semana en la reunión del Consejo Regional de Caza, que presidió el director general del Medio Natural y Planificación Rural, David Villar, en la que se analizaron las normas que regirán el ejercicio de la caza en la temporada 2022-2023 en Asturias.

Villar presentó la propuesta de Disposición General de Vedas que establece los calendarios, cupos y condiciones para la caza en los cotos regionales, así como las zonas que quedan incluidas en reservas y vedados. También expuso los términos que regirán la actividad cinegética en las reservas regionales de caza, estableciendo el número de acciones de caza por especie, así como las limitaciones intrínsecas a estos espacios de gestión directa por parte del Principado. “No hay novedades significativas en la normativa”, apuntó Morán.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats