El verdadero motivo por el que se llama "el coño de la Bernarda" a las situaciones caóticas o descontroladas

Conoce las principales teorías que intentan explicar el porqué de su significado y cómo llegó a ser una expresión tan popular en el lenguaje coloquial español

Este pasado verano el tráfico en el centro de Alicante fue "el coño de la Bernarda" por las obras

Este pasado verano el tráfico en el centro de Alicante fue "el coño de la Bernarda" por las obras / Jose Navarro

Javier Corazón

Javier Corazón

En el extenso y variado repertorio de frases castizas del habla popular española, "El coño de la Bernarda" es sin duda una de las más conocidas y utilizadas. Esta expresión se emplea, en un sentido coloquial y desenfadado, para referirse a situaciones de caos, desorden, libertinaje o descontrol.

Sin embargo, pese a su amplio uso, el origen de la expresión sigue siendo un tema de debate y especulación. Aquí tienes las principales teorías que intentan explicar el porqué de su significado y cómo llegó a ser una expresión tan popular en el lenguaje coloquial en nuestro país.

La Bernarda como personaje histórico

Una de las teorías más extendidas sostiene que la expresión proviene de un personaje histórico llamado Bernarda, que habría vivido en España durante el siglo XVIII o XIX. Según esta versión, Bernarda sería una mujer de mala reputación, propietaria de un prostíbulo o burdel, que se caracterizaba por permitir todo tipo de excesos y desmanes en su establecimiento. En este contexto, la expresión "El coño de la Bernarda" sería una alusión directa a la figura de esta mujer y al ambiente de libertinaje y desenfreno que se vivía en su local.

La Bernarda como personaje literario

Otra teoría sostiene que el origen de la expresión se encuentra en el ámbito literario. Según esta versión, la expresión haría referencia a un personaje ficticio llamado Bernarda, que aparecería en alguna obra teatral o narrativa española de los siglos XVIII o XIX. La trama de la obra en cuestión giraría en torno a las desventuras de esta mujer, cuya vida estaría marcada por el descontrol y la promiscuidad. De esta manera, el término "El coño de la Bernarda" se habría popularizado como una metáfora para referirse a situaciones similares de desorden y libertinaje.

La Bernarda como adaptación de otra expresión

Una tercera teoría sugiere que la expresión "El coño de la Bernarda" no tendría un origen concreto, sino que sería el resultado de la evolución y adaptación de otras expresiones populares. Según esta hipótesis, la expresión original habría sido "El coño de la Bernardina", que ya se empleaba en el siglo XVII para referirse a situaciones de caos y desorden. Esta conjetura sostiene que la expresión habría sufrido una serie de transformaciones y adaptaciones a lo largo del tiempo, hasta convertirse en la versión actual "El coño de la Bernarda".

La Bernarda como sinónimo de desorden y confusión

Hay varias teorías sobre el origen de la expresión "El coño de la Bernarda" para referirse a una situación caótica

Hay varias teorías sobre el origen de la expresión "El coño de la Bernarda" para referirse a una situación caótica / INFORMACIÓN

Por último, hay quien sostiene que la expresión "El coño de la Bernarda" podría tener un origen puramente metafórico, sin relación con personajes históricos o literarios. En este sentido, la palabra "Bernarda" serviría simplemente como un sinónimo de desorden y confusión, y la expresión "El coño de la Bernarda" sería una manera coloquial y desenfadada de referirse a situaciones caóticas y descontroladas. Según esta hipótesis, la elección de la palabra "Bernarda" como referente metafórico podría deberse simplemente a su sonoridad o a su uso popular en algunas zonas de España.

La vagina mágica de Bernarda

En la novela "La parábola de Carmen la Reina", publicada en 1992 por el escritor granadino Manuel Talens, se presenta a Bernarda como un personaje que vive en el contexto de la rebelión musulmana de 1568. El autor narra que la protagonista tuvo una visión en la que San Isidro Labrador le insertó la mano en su vagina, transformándola en una vulva mágica capaz de conceder cualquier deseo. Además, según la novela, años después de su muerte, cuando desenterraron su cuerpo, todo su cuerpo se había descompuesto excepto su zona genital, que seguía intacta y prodigiosa.

El origen de la expresión "El coño de la Bernarda" sigue siendo un misterio sin resolver.

El origen de la expresión "El coño de la Bernarda" sigue siendo un misterio sin resolver.

El origen de la expresión "El coño de la Bernarda" sigue siendo, por tanto, un enigma. A pesar de las diferentes teorías que se han propuesto a lo largo del tiempo, ninguna de ellas cuenta con pruebas contundentes que permitan confirmar su veracidad.

Lo que sí está claro es que, sea cual sea su origen, esta expresión ha pasado a formar parte del acervo popular del habla coloquial española, convirtiéndose en un recurso habitual para expresar situaciones de desorden y caos en tono desenfadado y coloquial.