María Concepción M, la mujer acusada de matar a su marido en Alicante, y su cuidador han sido trasladados esta mañana por la Policía Nacional al Palacio de Justicia de Alicante, en Benalúa. La mujer ha afirmado que no podía desplazarse por lo que ha tenido que ser trasladada en volandas por dos agentes de la policía. Su cuidador llegaba en otro vehículo policial pocos minutos despues. En estos momenos se encuentran dentro del juzgado. Ambos se negaron ayer a declarar ante los agentes.

La investigación policial sobre el macabro crimen de un un hombre de 69 años muerto a puñaladas en Alicante dos semanas después de casarse en Sax descarta que María Concepción, conocida como Conchi por sus allegados, sea una viuda negra. Dos de los anteriores maridos de la mujer de 45 años, detenida junto a su supuesto cuidador de 58 años, viven en Villena y en Alcoy, mientras que el tercero sí que fue víctima de una muerte violenta, pero fue degollado en febrero de 2016 en Ibi por su propio hermano, crimen por el que fue condenado a 10 años de prisión el pasado verano y con el que la ahora arrestada no tuvo relación alguna.

Los investigadores del Grupo de Delincuencia Violenta de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante continuaban ayer con sus pesquisas para tratar de establecer el móvil concreto del asesinato de José Luis. Los dos detenidos se acogieron a su derecho a no declarar en la Comisaría Provincial. La esposa de la víctima y su cuidador, quien al parecer también mantenía una relación sentimental con Conchi, pasarán hoy a disposición del juzgado de guardia, donde podrían arrojar algo de luz sobre el caso.

Móvil pasional o económico

Mientras tanto, las hipótesis son variadas, desde un móvil pasional hasta supuestos intereses económicos que podría haber tenido la víctima al contraer matrimonio con Conchi o de ella respecto de José Luis.

Crimen en Alicante: Traslado del detenido por el crimen de la Albufereta

Crimen en Alicante

Sobre lo que no tienen dudas los investigadores es de que el crimen fue premeditado. Un amigo de la víctima que estuvo con José Luis en Guardamar hasta dos horas antes del asesinato ha relatado a este diario que le prestó su furgoneta porque Conchi, con la que el fallecido ni siquiera durmió la noche de bodas el pasado 4 de agosto, le citó en Alicante para una «cena romántica con velas». Según este amigo, la presunta asesina le advirtió de que iba a ir vestida con pantalones y una gorra, «como de camuflaje», porque tenía que ir a poner unas flores en una zona donde «depositó las cenizas de una hija que falleció y tenía que saltar una valla porque ahora habían construido allí».

Los indicios apuntan a que la cita en un aparcamiento de tierra de la calle Sol Naciente de Alicante fue una encerrona para acabar con la vida de Jose Luis sobre las diez de la noche del pasado lunes. Una policía nacional que estaba fuera de servicio pudo presenciar cómo el cuidador detenido le apuñalaba más de una docena de veces mientras la esposa estaba de pie y le sujetaba. En ese momento no pareció necesitar la silla de ruedas que usaba y estaba en la escena del crimen.

Crimen en Alicante: Detenida una mujer por matar a su marido a las dos semanas de casarse

Casados hace dos semanas

El vecino de Guardamar que le prestó la furgoneta a José Luis y fue una de las pocas personas que acudió a la boda civil celebrada el pasado 4 de agosto en el Juzgado de Paz de Sax explicó a este diario que la víctima le contó que su esposa le dijo que iba a recibir una indemnización de 200.000 euros por un accidente de tráfico. Al estar pendiente del cobro del dinero presuntamente simulaba tener una discapacidad mayor de la que realmente tiene reconocida, según le contó a este vecino la víctima, quien también le aclaró que únicamente cuando viajaba lejos de Alicante se relajaba y no usaba la silla de ruedas. La esposa también le dijo que tenía una fábrica de calzado, tres hoteles y una granja, extremos que la investigación no ve creíbles.

El amigo de José Luis señaló que el cuidador de Conchi conocía a la víctima y le propuso el matrimonio con el fin de evitar que a ella la internaran en una residencia. Asegura que no le pagaron dinero a cambio, por lo que no se explica cuál pudo ser el móvil del asesinato. A la boda y posterior comida en un local de Sax apenas acudieron seis personas, entre ellas este vecino de Guardamar, el cuidador detenido y la pareja que contrajo matrimonio.