Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reconstruyen el asesinato del irlandés que murió tras una brutal paliza en Torrevieja

La investigación apunta a que murió golpeado con un puño americano durante una pelea por celos con su compañero de piso

Un momento de la reconstrucción del crimen de Carl Aidann Carr ayer en Torrevieja y que movilizó un amplio despliegue de la Guardia Civil.

Un momento de la reconstrucción del crimen de Carl Aidann Carr ayer en Torrevieja y que movilizó un amplio despliegue de la Guardia Civil. tony sevilla

¿Cómo murió Carl Aidan Carr? Un juzgado de Torrevieja que investiga el asesinato del ciudadano irlandés reconstruyó ayer por la tarde las circunstancias del crimen, ante tres de los investigados: el considerado autor material, una presunta encubridora y otro cómplice que le habría ayudado a enterrar después el cadáver en un paraje de Rojales. Una diligencia que se desarrolló ante un gran despliegue de la Guardia Civil y que se desarrolló tanto en la vivienda donde tuvo lugar el asesinato, como en el paraje donde después se enterró el cuerpo enrollado en un plástico. Mientras que los dos presuntos encubridores se prestaron ayer a colaborar con la Justicia durante la reconstrucción, el considerado autor material del crimen y compañero de piso de la víctima, asistido por su abogado Francisco Galiana Botella, se negó.

La desaparición de Carl Aidan Carr, de 38 años, se produjo el pasado mes de septiembre. La investigación apunta a que murió tras una brutal paliza a puñetazos con un puño americano durante una pelea por celos con su compañero de piso. El cuerpo fue enterrado al día siguiente del crimen en el paraje arbolado de Hoya Serrano en Rojales, un lugar localizado gracias a los datos aportados por testigos. El cuerpo del irlandés desaparecido estaba cubierto con un plástico dentro de una fosa donde ningún curioso podía descubrirlo. Junto al cuerpo había dos garrafas vacías de lejía que presuntamente usaron para limpiar la escena del crimen y borrar restos de sangre en el vehículo usado para trasladar el cadáver.

En la diligencia de ayer, el equipo de investigación de la Guardia Civil escenificó con figurantes cuáles son sus conclusiones del modo en el que se produjo el asesinato. Pasadas las 20.00 horas, la comisión judicial escenificó cómo se produjo la muerte dentro de la vivienda. Y pasadas las 21.00 horas partieron hacia el lugar donde se encontró el cadáver para recrear el modo en el que se produjo el enterramiento. Ambas reconstrucciones se produjeron en presencia de los acusados, entre los que se encontraba el considerado autor material del crimen y que fue trasladado a Torrevieja desde la prisión de Albocàsser en Castellón para asistir a la diligencia.

La autopsia confirmó que la víctima murió a golpes y la Guardia Civil intervino al presunto homicida un puño americano que presumiblemente utilizó para apalear hasta la muerte a la víctima en un ataque de «celos» o «triángulo amoroso», después de enterarse de que había mantenido relaciones con su expareja y madre de su hijo.

La denuncia se presentó por la novia del fallecido ante la Guardia Civil de Pilar de la Horadada el pasado 20 de septiembre, tres días después de ver por última vez a Carl Carr. Hasta entonces, el fallecido hablaba a diario por teléfono con ella, una peluquera que reside en la Vega Baja, y con sus dos hijos en Irlanda.

Este contacto se cortó tras la madrugada del 17 de septiembre y la Guardia Civil centró sus pesquisas en el entorno de Carl para reconstruir su vida, en concreto en su compañero de piso y en varias mujeres que le acompañaron la noche de su desaparición. Estos testigos trataron de desviar la atención vinculando al fallecido con el tráfico de drogas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats