Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asesinan en Avilés a Paloma Barreto, la "influencer" de la prostitución transexual que vivía en Alicante

La víctima usaba el "sistema de plazas", como se llama al alquiler de habitaciones para servicios sexuales, y halló un trágico final. Le asestaron al menos 15 puñaladas. La Policía Nacional detuvo ayer al presunto agresor en León

Asesinan en Avilés a Paloma Barreto, la "influencer" de la prostitución transexual que vivía en Alicante

La mujer transexual apuñalada en la calle La Cámara de Avilés, Paloma Barreto, de 38 años, era una conocida prostituta brasileña que residía en Alicante pero recorría el país ofreciendo sus servicios. Mantenía además abiertos un sinfín de foros a modo de estrategia de marketing para captar clientes.

Se presentaba como una diosa: "Si eres principiante te advierto que podrás engancharte a mí, seré tu musa". La Policía Nacional detuvo ayer al presunto agresor en León. Los amigos de Paloma Barreto claman justicia y piden que el crimen sea considerado violencia de género. Porque a Paloma la llamaron Everton al nacer, pero ella se sentía mujer.

Barreto clasificaba a los hombres como amantes, clientes, admiradores o fans. Se sentía especial, y lo era, a juzgar por quienes compartieron con ella momentos de intimidad y lo comentaron en foros. Esta brasileña vivía en Alicante, pero recorría España de punta a punta ofreciendo sus servicios sexuales.

En algunas web se definía como "escort", acompañante de lujo remunerada. Madrid, Orense, San Sebastián, Barcelona, Marbella... Tenía "llamadas" en casi toda la geografía peninsular. En Avilés le arrebataron la vida. Le asestaron al menos 15 puñaladas.

Su cuerpo, tantas veces fotografiado, se tiñó de sangrienta tragedia en un séptimo piso del número 62 de la calle de La Cámara, en el centro de la ciudad. Lo encontraron anteayer, pero llevaba al menos dos días yacente. En el mar de las redes sus anuncios siguieron actualizándose de manera automática: "Soy diferente a lo habitual. Tengo unos encantos especiales, soy educada y con clase".

De su llegada a Avilés poco se sabe. Aunque algunos vecinos del barrio avilesino de Sabugo, cerca de donde ocurrió el trágico crimen, la conocían. Barreto se movía con el llamado "sistema de plazas", como denominan las prostitutas al trabajo mediante alquiler de habitaciones en casas de citas, que les permite moverse por toda la geografía española.

El piso de la calle de La Cámara donde Paloma Barreto fue asesinada tenía varias estancias, y la brasileña había alquilado una de las habitaciones hace unos días en compañía de un hombre, según ha podido saber este diario.

El cuerpo lo encontró el sábado a las cuatro de la tarde una mujer de la limpieza, que dio aviso a las fuerzas del orden. Todavía ayer seguían recabando pruebas mientras una forense realizaba la autopsia al cadáver de Paloma Barreto. El agresor se ensañó con la víctima a tenor de las primeras indagaciones. No se descarta un crimen pasional. Pero todas las líneas de investigación están abiertas. El detenido pasará presumiblemente a disposición judicial en las próximas horas.

Los amigos de Paloma Barreto mostraron su pesar en las redes sociales. Pasaron del "quién ha sido" al llanto, del miedo a la desolación. "Que ese asesino pague por lo que hizo", escribía una allegada a Barreto. Otra agregaba: "Amiga, no te lo merecías. Tú, una persona tan buena, sin maldad, siempre dispuesta a ayudar a la gente. Que se haga justicia, esto no puede quedar impune".

Desde algunos colectivos como Transformación, una asociación trans española, pidieron el apoyo de los feministas y del propio colectivo LGTBI para que la muerte de Paloma Barreto no caiga en el olvido. Xega, la red LGTBI de Equo, la Federación Plataforma Trans, Kaleide, Les Rudes, Apramp, 8M Avilés, Astursex y 8M Asturias condenaron el asesinato y exigieron al Gobierno regional la aprobación de la "Ley integral trans". Advierten de que "la transfobia mata".

Paloma Barreto se vendía como una especie de "musa del sexo". En las redes sociales y webs de citas, se había erigido en toda una influencer en el mundo de la prostitución transexual, con decenas de seguidores, como prueban los numerosos foros abiertos en distintas páginas web. La brasileña se presentaba como una mujer "inolvidable". "Fui y soy la primera de muchos hombres, cuando me gustas te haré mío", escribía como mensaje de captación. En otro se puede leer: "Mis amantes son hombres fieles a mí. Sé que alternan con otras, incluso me gusta para que sepan que lo que tienen conmigo nunca jamás lo podrán tener con las demás porque es especial. Lo importante es que yo siempre soy la preferida". Algunos clientes también la describían como "una belleza", "una mujer que le gusta hablar"... La mayoría de los mensajes tienen el mismo punto final: "Repetiré".

La brasileña triunfaba ofreciendo trabajos "selectos"

Paloma Barreto cobraba 70 euros por un servicio de treinta minutos y 100 euros por una hora. "Si todavía no me conoces, te invito a que compruebes por qué soy la preferida, conocida y reconocida por una variedad de hombres selectos y de buen gusto", apostillaba. Ahora Paloma Barreto está muerta. La mataron a puñaladas en Avilés. La Policía Nacional, que extendió la labor de búsqueda del presunto agresor fuera de las fronteras asturianas, dio a última hora de la tarde de ayer con el presunto agresor en León. Los allegados y amigos de Paloma Barreto han mostrado su pesar y cariño en las redes, y piden que la justicia actúe con contundencia.

"Sentíamos el ruido de tacones de madrugada"

"Sentíamos el ruido de los tacones algunas noches, ya de madrugada", afirmaron ayer vecinos del bloque número 62 de la calle La Cámara, donde en su última planta, en la séptima, existía una casa de citas. Los residentes sabían que en esa vivienda había prostitución y muchos estaban cansados de tanto ir y venir de personas. Algunas de las familias que habitan en ese bloque tienen hijos pequeños y también destacan que no todas las viviendas están ocupadas. En total, el bloque cuenta con cuarenta pisos en una zona céntrica, "pero muy tranquila" y situada a pocos metros del entronque con la calle Pruneda.

"Sabíamos que había un piso así -una casa de citas- pero a ella -en referencia a la víctima de la brutal agresión, Paloma Barreto- no la conocíamos", apuntó ayer una mujer acompañada de sus familiares, algunos de ellos menores. Mientras tanto, en el resto de la calle, los residentes en los bloques de las inmediaciones descubrieron la existencia de una casa de citas tras producirse el lamentable suceso.

Los vecinos del número 62 estaban ayer consternados. "No conocíamos de nada a la chica que murió pero la pena es la misma. Nadie imagina que esto pueda pasar a la puerta de casa", decían. "Esta zona es muy tranquila, no damos crédito a que alguien sea capaz de matar a otra persona", decían los lugareños, que aún ayer tuvieron que compartir escalera con agentes de la Policía Nacional, concretamente de la científica, que durante buena parte de la mañana continuaron las labores iniciadas el sábado por la tarde con el objetivo de recabar pruebas. El piso, ubicado en la séptima planta, en el ala izquierda, quedó precintando por los agentes. Otros compañeros de la Policía Nacional, entre tanto, detuvieron en León a una persona como supuesto autor de los hechos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats