Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente del Raspeig

Mata de 60 cuchilladas a su madre y apuñala a su padre al llegar a su domicilio

El presunto parricida huyó en su coche a Alicante, donde fue localizado y detenido por la Policía Nacional en Juan XXIII. El arma homicida estaba en el vehículo y la Guardia Civil investiga si la agresión está relacionada con las drogas y ocurrió tras una discusión

Acceso a la vivienda de San Vicente donde ocurrió el crimen.

Acceso a la vivienda de San Vicente donde ocurrió el crimen. PILAR CORTÉS

Un hombre de 30 años acabó el jueves por la noche con la vida de su madre asestándole más de 60 cuchilladas en su domicilio de San Vicente del Raspeig e hirió de gravedad a su padre apuñalándole en el cuello cuando llegó a la casa. El presunto parricida se dio a la fuga pero fue localizado y apresado por la Policía Nacional poco después de la una de la madrugada en el barrio Juan XXIII de Alicante, una zona donde algunos de sus vecinos viven del tráfico de drogas.

Precisamente los estupefacientes y su consumo por parte el arrestado son uno de los motivos que baraja la Guardia Civil para tratar de dar una explicación a la brutal agresión del detenido a su propia madre, de 67 años, y a su padre de 66, el cual se encontraba estable en el Hospital General de Alicante. El detenido tenía antecedentes por violencia doméstica y en su coche se recuperó el cuchillo usado para cometer el crimen.

Los hechos ocurrieron poco antes de las once y media de la noche del pasado jueves en la calle Reyes Católicos número 26 de San Vicente. En circunstancias que no han trascendido al estar declarado el secreto de sumario, aunque fuentes cercanas al caso afirman que se produjo una discusión previa al crimen, Jorge Melchor S. agredió a su madre de forma repetida con un cuchillo e incluso llegó a arrastrar el cuerpo por la casa. La Guardia Civil encontró rastros de sangre que se corresponden con ese movimiento del cuerpo de María Josefa M., de 67 años y conocida en San Vicente por el nombre de Maripé.

Madre e hijo estaban solos en la casa en el momento del crimen y posteriormente llegó el padre, Melchor S., de 66 años y conocido en la zona por ser un vecino «de toda la vida de San Vicente, el que vendía los seguros». Melchor casi corre la misma suerte que su mujer porque su hijo le asestó una puñalada en el cuello y a continuación se dio a la fuga.

Los servicios de emergencia fueron alertados, igual que una hija del matrimonio que vive en la misma calle, igual que otros familiares. En el lugar se personaron efectivos de la Policía Local, Guardia Civil y sanitarios del SAMU, que no pudieron hacer nada por salvarle la vida a Maripé, que ya había fallecido y por tanto solo pudieron confirmar su muerte. Por contra, el marido de la mujer asesinada por su hijo fue estabilizado por el equipo del SAMU y evacuado en estado grave al Hospital General de Alicante, donde evolucionó satisfactoriamente y no se temía por su vida.

La Guardia Civil facilitó las características del vehículo en el que se dio a la fuga el hijo de las víctimas y la Policía Nacional de Alicante lo encontró estacionado en el deteriorado barrio de Juan XXIII sobre las 00:30 horas. El agresor no estaba en su interior, por lo que comenzaron a dar batidas a pie y en vehículos y una hora más tarde era localizado y apresado mientras deambulaba por el barrio. No ofreció resistencia y tras ser detenido la Policía Nacional entregó al sospechoso a la Guardia Civil, encargada de instruir las diligencias.

El Grupo de Homicidios de la Comandancia de Alicante se hizo cargo de las pesquisas y de tomar declaración al detenido, que pasará hoy a disposición judicial en San Vicente del Raspeig, un municipio que quedó ayer conmocionado porque la familia era conocida y estaba vinculada a las fiestas.

«Cuando se enfadaba perdía el control»

Vecinos de San Vicente afirman que el detenido tenía problemas con las drogas y comportamientos violentos

El hombre de 30 años detenido por presuntamente matar a su madre y herir a su padre tenía problemas con los estupefacientes y era una persona problemática que presentaba episodios de comportamiento violento, según reconocieron ayer vecinos de San Vicente del Raspeig. «Cuando se enfadaba perdía el control», admite una conocida. A pesar de ello, en los Servicios Sociales de San Vicente no tenían constancia de la situación ya que ni el detenido ni sus padres eran usuarios o había requerido de los servicios de Bienestar Social.

La muerte de Maripé y el apuñalamiento de su marido, Melchor, causaron ayer estupefacción y dolor en San Vicente del Raspeig, donde la familia es muy conocida.

El Ayuntamiento de San Vicente celebró un minuto de silencio a mediodía y para hoy ha decretado el luto oficial, manteniendo las banderas a media asta. Además, hoy está previsto un responso a las 19 horas en memoria de Maripé.

La pareja está muy vinculada a las fiestas y tradiciones sanvicenteras. Melchor, el padre, es miembro fundador de la comparsa Negros Zulúes y toca la dolçaina en el grupo de percusión Floreal. Su esposa era «muy alegre» y muy activa en las fiestas, recordaban de ella ayer en San Vicente. Era uña y carne de su hermana, la mujer del presidente de la comparsa, que vive en la misma calle, y sus conocidos las recuerdan siempre yendo juntas a todas partes.

Melchor está jubilado y había dejado en manos de su hijo el negocio de seguros ubicado en los bajos de su casa. El presunto parricida,también vinculado a las fiestas, vivía con sus padres.

La concejala de Fiestas, Asun París, se mostró consternada y afirmó que «el sentir de dolor es muchísimo en la concejalía porque con Melchor tenemos mucho contacto». Le describió como un hombre «muy dicharachero, la alegría personificada; siempre iba con su mujer a todas partes».

El alcalde, Jesús Villar, admitió el profundo dolor de la familia festera: «He hablado con miembros de su comparsa y están muy afectados». Reconoció que no había ningún seguimiento municipal de la familia ni incidencias previas que pudieran hacer sospechar este trágico desenlace. «Es una tristísima noticia ver cómo una familia se rompe y no sabemos qué pasa por la cabeza de una persona para asesinar a su madre e intentar matar a su padre».

El presidente de la Unión de Comparsas Ber Larga, José Ramón Pastor, tampoco acababa de asimilar lo ocurrido. «Estamos consternados , es muy reciente y no nos lo explicamos». Recordó con cariño a Maripé y aseguró que no se perdía ningún acto porque siempre acompañaba a su hermana y a su cuñado, el presidente de Negros Zulúes. Con él no ha podido hablar aún. «Son momentos duros y está muy tocado», afirmó mientras reflexionaba sobre cómo «en un segundo te cambia la vida».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats