Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante

Acepta siete años y medio de cárcel por apuñalar 12 veces a su compañero de piso

La víctima fue atacada mientras dormía y el procesado aduce que no era consciente de lo que hacía

Mientras estaba durmiendo, su compañero de piso le atacó con un cuchillo y comenzó a apuñalarle en repetidas ocasiones. Aún así, la víctima logró quitarle el cuchillo y salir corriendo a la calle para a pedir ayuda. El juicio por esta tentativa de asesinato ocurrida en Alicante se cerró ayer con una conformidad en la Sección Décima de la Audiencia Provincial. El acusado, de 21 años de edad, admitió los hechos y será condenado a una pena de siete años y medio de cárcel, frente a los nueve que le pedía inicialmente la Fiscalía.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 19 de diciembre del año pasado en el piso que agresor y víctima compartían en la zona norte de Alicante. Ambos, de origen magrebí, habían tenido una discusión, por causas que no trascendieron. Cuando la víctima estaba durmiendo en su cama, el agresor entró en la habitación armado con un cuchillo y, sin mediar palabra, comenzó a apuñalarle. La mayoría de las puñaladas le alcanzaron en la cabeza, en la zonas cervical y dorsal. Sin embargo, una de ellas llegó a afectarle un pulmón y era la de mayor gravedad. La víctima, de 29 años, pudo despertarse a tiempo, arrebatar el cuchillo de las manos de su agresor y salir huyendo en dirección a la calle para pedir ayuda.

Auxilio de la Policía

Una patrulla de la Policía Nacional que se encontraba por la zona le vio deambulando ensangrentado por la calle y se dirigió hacia ellos para pedirles ayuda. Los agentes y los efectivos sanitarios de la ambulancia del Samu que se desplazó a la zona auxiliaron al herido, logrando detener la hemorragia causada por las múltiples puñaladas. Mientras tanto, otros funcionarios se desplazaron hasta la vivienda donde habían ocurrido los hechos para detener al presunto agresor. Apenas les costó esfuerzo localizarla, ya que la víctima había ido dejando un reguero de sangre en la calle durante su huida.

El presunto homicida se entregó a ellos sin oponer resistencia y se lo llevaron detenido. Los agentes que intervinieron en el auxilio de la víctima y en el arresto del agresor estaban citados ayer en la Audiencia pero no tuvieron que declarar después de la conformidad alcanzada entre el Ministerio Público y la defensa.

Durante más de seis meses, el acusado ha estado en prisión preventiva por estos hechos y ayer en la vista oral celebrada en la Sección Décima de la Audiencia Provincial se limitó a reconocer la acusación. Sólo durante su turno de última palabra, el acusado que ha estado defendido por el letrado Braulio Gilabert explicó, asistido por una intérprete, que en el momento en que ocurrió todo no era consciente de lo que hacía. La defensa aportó un certificado al tribunal para acreditar problemas psiquiátricos por parte del acusado.

Gastos sanitarios

Además de una indemnización para la víctima por las lesiones sufridas, la Fiscalía reclama también al acusado que indemnice a la Conselleria de Sanidad con algo más de 3.000 euros por los gastos derivados de la atención sanitaria del herido.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats