Un jurado popular declaró ayer culpables a los dos acusados de asesinar a pedradas a un vecino de Orihuela a mediados de julio de 2017 en las inmediaciones de la desembocadura del río Andarax en Almería conforme a la declaración prestada en la vista oral por Manuel J.C., quien reconoció los hechos e implicó a la coacusada como la autora de la primera pedrada, toda vez que ella se desligó del crimen.

En su veredicto, el jurado que preside el magistrado Jesús Hernández de la Audiencia de Almería ha considerado por mayoría de ocho votos a favor y uno en contra que Concepción M.G. «quitó la vida intencionadamente» a la víctima, abordándola «inopinada, sorpresivamente y sin posibilidad de defenderse» en las proximidades de la chabola en la que ella vivía cerca de una gasolinera que hay en la zona.

En este sentido, asume como cierto el relato ofrecido por el otro acusado, quien reconoció su participación en el crimen tras ser detenido y facilitó con su confesión a la Guardia Civil de Alicante la localización del cuerpo casi un año después de la desaparición y la reconstrucción de hechos.

El vecino de Orihuela estaba «sentado en el suelo, intentando ponerse los pantalones», cuando recibió un fuerte golpe con una piedra en el cráneo, según la declaración del acusado.

El jurado ha negado la suspensión de pena y el indulto a los dos condenados.