Cinco personas han sido detenidas con cerca de 900 plantas de marihuana en una operación antidroga realizada en Torrellano por la Policía Nacional de Alicante y la Policía Local de Elche, actuación en la que se usó un dron para vigilar a los sospechosos sorteando las fuertes medidas de seguridad que adoptaban para no ser detectados.

El Grupo de Apoyo de Operaciones (GAO) de la Policía Local de Elche tuvo conocimiento de que se podía estar usando una vivienda situada en la partida de Torrellano Bajo para el cultivo de marihuana. La Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante recibió esta información y el Grupo II de Crimen Organizado inició una investigación en estrecha colaboración con la Policía Local de Elche que culminó con los arrestos y el desmantelamiento de tres cultivos «indoor» de marihuana instalados en tres viviendas.

Extractores de aire

Los agentes establecieron dispositivos de vigilancia sobre la vivienda y observaron que había varios tubos de aluminio y a través de las ventanas se veía de forma continua una luz amarillenta. Además, los policías escucharon el ruido de extractores de aire y apreciaron la existencia de varias tuberías de aparatos de aire condicionado que funcionaban las 24 horas del día.

La Policía averiguó a través de la compañía eléctrica que había una pérdida de energía en la zona y dado el elevado consumo se llegó a la conclusión de la más que probable existencia de una plantación de marihuana.

Los investigadores identificaron a los sospechosos y averiguaron que usaban dos inmuebles más para el cultivo del cannabis sativa. Agentes de la Policía Nacional y Policía Local desplegaron un amplio dispositivo en el que detuvieron a cinco españoles de entre 32 y 42 años y con antecedentes por hechos similares.

Bajo autorización judicial, los investigadores registraron tres inmuebles y desmantelaron tres plantaciones «indoor» en las que había cerca de 900 plantas de «maría» en avanzado estado de crecimiento y floración, tres kilos de cogollos de marihuana, 3.500 euros en efectivo, un vehículo y gran cantidad de material para el funcionamiento y mantenimiento de los cultivos de cannabis sativa.