La Policía Nacional, a través de la Delegación Provincial de Participación Ciudadana de Alicante, ha alertado a los administradores de fincas de la presencia activa de una banda criminal itinerante que se dedica a robar casas cuando los inquilinos están ausentes. Para ello, aplica de forma discreta hilos de pegamento de secado rápido (compuesto por cianoacrilato) en la parte inferior de las puertas.

El modo de actuación es sencillo. Seleccionan el objetivo, aplican el adhesivo uniendo el marco con la plancha que se abre y se cierra y comprueban si se rompe. Según la Policía, los ladrones acceden a bloques de pisos por la noche, de madrugada, llenan de marcas adhesivas todas las puertas y vuelven uno o dos días después para comprobar cuáles están rotas y cuáles siguen intactas. Es en las que no están rotas donde deciden perpetrar el hurto porque saben que no ha entrado ni salido nadie en 24, 48 o 72 horas.

El mismo procedimiento vale para residencias unifamiliares y para pisos turísticos o residencias vacacionales. La organización criminal, según las pesquisas policiales, no está asentada en Alicante, sino que opera en un territorio más amplio, interprovincial, aprovechando los periodos vacacionales, los puentes y los fines de semana, que es cuando la gente se marcha de su domicilio por un tiempo más prolongado.

La Policía Nacional abrió la investigación después de tramitar varias denuncias por robo dentro de casas durante las jornadas festivas del 9 d’Octubre. Cuando la Brigada Científica llegó a las casas asaltadas, descubrió que todas tenían restos del reseñado pegamento de contacto en la cancela. Al repetirse el protocolo de actuación, decidieron comprobar si en el resto de plantas de los bloques de pisos en los que se hallaban las viviendas allanadas presentaban marcas de cianoacrilato en sus puertas.

La respuesta fue afirmativa, lo que llevó a los agentes a acelerar la investigación para confirmar la sospecha de que una banda estaba operando en Alicante siguiendo este procedimiento.

Fractura de bombillo

Las cinco casas asaltadas se encontraban todas en Playa de San Juan. Sin embargo, la Policía Nacional no descarta que haya más afectados dado que, al colarse en viviendas vacías, puede que sus dueños aún no sean conscientes de que han sido víctimas de un robo si el domicilio no corresponde a su domicilio principal.

Los cacos, para forzar las puertas, utilizaban la técnica que se conoce como fractura de bombillo (parte en la que se introduce la llave). Después, una vez culminado el robo, volvían a sobreponer el elemento arrancado en su sitio para no levantar sospechas entre los vecinos. La Delegación Provincial de Participación Ciudadana recomienda llamar de inmediato al 091 o al 965148829 si se observan hilos de pegamento en las puertas.