Culpables de asesinato por unanimidad. Seis horas ha necesitado el jurado formado por cinco mujeres y cuatro hombres para determinar que María Jesús M. C. y Salvador R. L. «planificaron de común acuerdo» el asesinato del marido de ella, Antonio Navarro Cerdán, que tenía 36 años, de seis cuchilladas -una de ellas, triple- en la plaza de garaje que tenía alquilada la pareja en el número 14 de la calle Calamocha del valenciano barrio de Patraix.

El veredicto, al que seguirá la sentencia que dictará en los próximos días el magistrado José María Gómez como presidente del Tribunal de Jurado 2/2020, llega tras once días de juicio y tres años, diez semanas y cinco días del brutal asesinato del ingeniero de Novelda.

Maje se emociona viendo a su madre. María Jesús M. C. también estuvo impasible ayer. Y tardó en darse cuenta de que la acababan de juzgar culpable. Al percatarse y ver sollozar a su madre, se emocionó, lloró y se abatió.

El magistrado había reunido al fiscal, la acusación particular y las dos defensas a las 11.30 horas para mostrarles el objeto del veredicto -la batería de hechos desfavorables y favorables a los acusados- y someterlo a su consenso. El escrito, redactado por el magistrado y calificado por distintos juristas de «brillante y magistral por lo conciso», constaba de cuatro cuestiones sobre los hechos principales y otras cuatro sobre las circunstancias atenuantes o agravantes que pueden modificar las condenas a los inculpados.

Hora y media después, tras el visto bueno de todas las partes, el magistrado entregó al jurado el objeto del veredicto y les dio las instrucciones para deliberar y votar. «Ya disponen de la mitad del puzzle -en referencia a la declaración inculpatoria de Salvador R. L.- y ahora tienen que componer el resto del paisaje», para lo cual les sugirió que imitasen a los jueces profesionales y analizasen «toda la prueba vista y oída aquí, que ha sido mucha, en conjunto y en conciencia». 

El jurado comenzó la deliberación a las 13.30 horas, en la misma sala Tirant lo Blanc que ha acogido el juicio, y seis horas después, a las 19.30, comunicaron al magistrado que ya disponían de un veredicto.

Eran las 20.33 horas cuando el portavoz del jurado inició la lectura del veredicto, que fue cayendo sobre María Jesús M. C. como una losa. El primer hecho desfavorable a Salvador R. L. era el asesinato en sí. Por unanimidad.

El segundo, también desfavorable al acusado, versaba sobre la alevosía del ataque «súbito e inesperado» que le impidió a Antonio defenderse. Y votaron por unanimidad que así fue.

Hasta ahí, todo iba según lo previsto, ya que Salvador había admitido los hechos y la forma sorpresiva en que mató a Antonio. Y llegó el hecho tercero, al que el magistrado se había referido por la mañana como «nuclear», porque era el que condenaba o absolvía a María Jesús. De hecho, constaba de dos partes, una, para considerarla culpable, y otra, para lo contrario.

Salva rompe a llorar. Salvador R. L. se echó a llorar al oír que el jurado le había creído y consideraba culpable a la coautora del crimen. Nadie de su familia le ha acompañado. Tan solo su madre fue a la primera sesión. Y no ha vuelto.

Así que, en cuanto el portavoz inició la lectura de ese tercer hecho, resultó obvio que el jurado había votado que sí al primero. En otras palabras, Maje estaba condenada. «Hecho 3º. Salvador R. L. planificó de común acuerdo con la mujer de Antonio, María Jesús M. C., la muerte de este, acordando que Salvador ejecutaría la acción empleando un arma blanca, en el garaje de la vivienda y que lo llevaría a cabo la mañana del 16 de agosto de 2017, facilitándole María Jesús la llave de acceso a la puerta del citado garaje, así como información precisa sobre los horarios de su marido, el número de plaza, modelo y matrícula del vehículo». Por unanimidad.

El cuarto hecho era el complemento del tercero. «Tras haber cometido el crimen, Salvador se cambió de ropa y se deshizo de los guantes y el cuchillo arrojándolo en una fosa séptica de una finca de su propiedad y luego, en torno a las 13.30-14.00 horas del mismo 16 de agosto de 2017 se reunió con María Jesús en el domicilio de Natalia, hermana de esta, para confirmarle que había matado a Antonio».

A partir de ahí, los jurados, también por unanimidad, consideraron que Salvador ayudó a recuperar el cuchillo y que reveló la implicación de Maje en su declaración del 9 de noviembre de 2018, lo que supone dar por buena la atenuante de confesión tardía que pedía su abogada, y que ha dirigido una carta al banco para que su plan de pensiones sea entregado a la familia de Antonio, lo que sustenta la otra atenuante, la de reparación del daño. Por último, consideraron por unanimidad que María Jesús y Antonio estaban casados, lo que sirve para agravar la pena de ella por el parentesco con la víctima.

El jurado rechaza, además, cualquier beneficio penitenciario o solicitud de indulto para ambos culpables.

El veredicto ha sido detalladamente motivado con la enumeración de las pruebas del sumario que han tenido en cuenta para pronunciarse sobre cada hecho. Solo un ejemplo: para dar por probada la participación de Maje enumeran hasta ocho pruebas: el interrogatorio de la jefa de Homicidios, el del segundo jefe, la grabación de la cita en Torrent, el interrogatorio de Salvador, las llamadas entre este y Maje el 3 de agosto y el posterior mensaje de ella a Antonio anunciándole el cambio de turno la noche del 15 al 16 de agosto y la planilla con sus turnos de la Casa de la Salud.

Antonio Navarro, el ingeniero asesinado.

Antonio Navarro, el ingeniero asesinado.

La madre de Antonio: «Llevábamos mucho tiempo esperando justicia»

La familia de Antonio, que reside en Novelda, no pudo llegar a tiempo de escuchar en la sala el veredicto que señala la culpabilidad de la viuda en el asesinato. Por minutos, pero no les importa. «Estamos muy contentos con este veredicto, por fin se ha limpiado el nombre de mi hermano. Ahora solo falta que veamos la sentencia para conocer cuántos años de cárcel le ponen», valoró Vicente Navarro, hermano de Antonio.

«Estamos muy contentos porque por fin se ha limpiado el nombre de mi hermano»

Su madre, cuyo testimonio desgarrador fue uno de los momentos más duros de este juicio, se mostró igualmente feliz. «Estoy suprecontenta. Llevábamos mucho tiempo esperando justicia», dijo en un tono de absoluta alegría tras dos semanas largas en las que ha tenido que escuchar no solo cómo mataron a su hijo, sino también las conversaciones en las que lo menospreciaban.

El letrado de la acusación particular Miguel Ferrer. G. CABALLERO

«Se ha hecho justicia y la familia de Antonio podrá descansar»

«El jurado ha entendido la participación vital de María Jesús en el crimen y que sin ella este delito no se habría producido», remarcó Miguel Ferrer, letrado de la acusación particular junto con su compañero Patricia Cogollos, tras conocerse el veredicto de culpabilidad del tribunal popular contra Maje y Salva por planear juntos el asesinato de Antonio Navarro.

El abogado expuso a su salida de los juzgados la «alegría de la familia, porque se ha hecho justicia». «Lo único que quieren ahora es descansar después de tres largos años y olvidarlo», apuntó Ferrer, quien destacó la unanimidad a la que habían llegado los miembros del jurado sobre todos los puntos en su contundente veredicto.

Asimismo, ratificó la solicitud de penas que ya pidió el día anterior para los acusados, 16 años de prisión para Salvador R. y 25 para María Jesús M. C. «El delito jamás se hubiera producido sin la intervención de ella, por eso solicitamos la máxima pena para ella», aclaró.

En el caso de Salvador, «aunque podamos entender que algunas de las atenuantes que se han solicitado son discutibles, sí que es cierto que la reparación moral de poder haber escuchado la verdad es justo lo que la familia necesitaba, argumentó Miguel Ferrer.

María Julita Martínez, letrada de la defensa de Salvador. G. CABALLERO

«Buscábamos unas atenuantes y el jurado las ha reconocido»

Podría decirse que la gran triunfadora de esta partida de naipes que ha sido el juicio del llamado ‘caso Maje’ ha sido la letrada María Julita Martínez, abogada del autor material de las ocho cuchilladas que acabaron con la vida de Antonio Navarro y a priori la que peor lo tenía siendo un hecho probado que su cliente asesinó a la víctima de forma brutal y a traición en un garaje de la calle Calamocha de València en agosto de 2017. Sin embargo, y aunque pudiera parecer que en algunas sesiones de la vista oral estaba como convidada de piedra -preguntando solo a aquellos testigos o peritos de los que pudiera sacar algo positivo para su representado-, la letrada supo jugar bien sus cartas y el jurado ha considerado como probadas las atenuantes que solicitaba, tanto la confesión tardía como la reparación del daño.

«Estamos satisfechos, no me alegro de que hayan culpado a nadie, pero mi labor era defender a Salvador y buscábamos unas atenuantes y el jurado las ha reconocido». «Además de la confesión tardía, el jurado ha valorado la colaboración de Salvador, no solo por proporcionar el arma del crimen, sino que su testimonio ha sido fundamental para conseguir inculparla a ella», explicó Julita Martínez. Al igual que «el plan que era para la jubilación lo ha usado en vez de para su propia hija, para dárselo a la familia de la víctima».

La madre de Maje: «Han creído a un asesino, sale barato dar puñaladas»

La madre de Maje: «Han creído a un asesino, sale barato dar puñaladas» 

Rota, derrotada y abatida, con su marido y su yerno -el marido de su otra hija- a cada lado dándole soporte, tras saber que con el veredicto del jurado en la mano a su hija le esperan cerca de veinte años entre rejas. Así abandonó ayer los juzgados la madre de Maje, declarada culpable del asesinato de su otro yerno, Antonio Moreno, al que nunca quiso y descalificó tras su muerte, según se pudo escuchar en las intervenciones telefónicas reproducidas durante el juicio.

«No hay pruebas contra mi hija, después de todas las mentiras que se han dicho...», se lamentaba María Dolores después de despedirse con un abrazo de su hija. El letrado de la defensa de Maje, Javier Boix, pidió permiso expreso al presidente de la Sala para que los padres de la acusada pudieran hablar con ella antes de que la policía la condujera de nuevo a calabozos. Maje hizo un gesto como si no quisiera por un momento enfrentarse a esa situación, aunque finalmente el abrazo se produjo, sin la presencia de medios en la sala.

«Han creído a un asesino que metió seis puñaladas, sale barato dar puñaladas», criticó María Dolores sobre la declaración de Salva, principal prueba de cargo que ha llevado al jurado ha declarar culpable de asesinato a su hija.

Por su parte, el abogado Javier Boix mostró su disconformidad con el veredicto. «No está acreditado ni motivado por el jurado la inducción del asesinato», manifestó en sala y anunció su intención de recurrir el fallo.

En directo

Última actualización 20:49

🔴 ÚLTIMA HORA: Maje y Salva, culpables de asesinato

Culpable del asesinato de su marido. El jurado popular ha dictado su veredicto y ha considerado probado que María Jesús M. C., más conocida como Maje, planeó junto a su amante, Salvador R. L., acabar con la vida de Antonio Navarro, asesinado de ocho cuchilladas el 16 de agosto de 2017 tras ser sorprendido a traición en un sótano del garaje de la calle Calamocha de València donde habitualmente guardaba ella el coche. Los miembros del jurado, compuesto por cinco mujeres y cuatro hombres, han resuelto como hecho probado que Maje facilitó la llave de acceso al citado garaje para que Salva, autor confeso del asesinato, consumara el crimen.

ÚLTIMA HORA: El jurado declara culpables a Maje y Salva. Hay unanimidad en que planificaron el asesinato. No hay indultos para ninguno de los dos ni remisión de penas por unanimidad.

Hoy se va a saber el veredicto de un crimen que tuvo dos relatos: El de ella, exculpatorio para sí misma, y el de él, inculpatorio para ambos. La capacidad comunicativa tanto de Salva y Maje ha sido fundamental y, en principio, ha beneficiado a quien diga la verdad, ya que es más fácil caer en contradicciones cuando se miente.

El juicio llega a su final: los dos inculpados están enfrentados desde noviembre de 2018, diez meses después de que ambos fueran encarcelados como coautores del brutal crimen al marido de ella por ocho puñaladas

Los nueve miembros del jurado que han tomado la decisión se ha reunido en la sala Tirant lo Blanch de la Ciudad de la Justicia de València, donde se han desarrollado las once sesiones del juicio.

Los nueve miembros del jurado del caso Maje están a punto de anunciar el veredicto: ¿Serán María Jesús M. C. y de Salvador R. L. culpables del asesinato del marido de ella, el ingeniero noveldense Antonio Navarro Cerdán, muerto tras recibir ocho cuchilladas en el garaje de su casa? En unos minutos lo sabremos.

El juez explica que mañana se hace la entrega del objeto del veredicto al jurado, una vez esté confeccionado.

Y dan por concluida la sesión de hoy.

Recordamos a los lectores que mañana no habrá directo narrado puesto que las actuaciones se llevarán a cabo a puerta cerrada.

La próxima cita será previsiblemente cuando el jurado popular tenga el veredicto. Probablemente el lunes.

Por supuesto, les seguiremos informando de cualquier novedad que tenga lugar.

Muchas gracias por seguirnos.

Maje también quiere hablar y sube al estrado:

"Ante todo de nuevo mi arrepentimiento y perdón a la familia de Antonio. Mi egoísmo y cobardía a la hora de no acudir a la policía cuando Salva me contó lo que había hecho. Solo pensé en mí y lo que me podía acarrear. Lo siento mucho"

Salvador habla:

"Confirmo todo lo que he dicho y quiero expresar mi profundo arrepentimiento de los hechos"

El magistrado anuncia que los acusados tienen derecho a la última Palabra.

Salva va a hacer uso y sube al estrado.

Es por eso que pido la libre absolución y no admitimos encubrimiento, porque no encaja en el delito.

Termina Boix

Boix concluye con unas ideas:

1- Nunca hablan ni oirán una conversación entre Salva y Maje decir que han planeado el crimen (no hay que olvidar que salva declara que se concretó en su terreno de Riba-roja)

2- No hay móvil

3- No tiene sentido planificar un crimen y que Salva vaya a casa de la hermana de Maje para contarlo, lo lógico es no verse. No encaja

4- No tiene sentido que esta mujer "fría y calculadora" rompa con Salvador sabiendo que él se le volverá en contra. Por qué se juega veintitantos años de cárcel por no seguir con un contacto.

Sobre la conversación del centro comercial, la audición es complicada, "ya lo sabíamos". Maje está preocupada y es humanamente comprensible, "está encubriendo a quien ha matado a su marido" .

Y cuando hablan de las llaves "claro que le preocupa que se malinterprete"

Que no lo denunciara, claro "pero eso no acredita que lo matase"

En las cartas de prisión se le enviaban de Salva a Martina, les ruego que vean que insiste en varias de ellas "me escucharán decir la verdad"

Un detalle interesante: ustedes creeen que si Maje hubiera propuesto a Tomas acabar con Antonio, ella motu propio le diría a la policía de motu propio que tiene una relación con Tomás?

Un informe que se basa en testigos que no están en la causa no se puede valorar. Se basa en hechos y declaraciones de gente que no ha estado aquí

Con respecto a la declaración de los peritos de la defensa de Salva, Boix considera que uno de ellos tenía relación con una empresa de marketing "algo muy honesto" y la otra es psicóloga "cuya tesis tiene que ver con los delincuentes viales, nada que ver con homicidios y asesinatos"

Ver más