Las defensas consiguen suspender el juicio de las basuras de Calp por falta de medidas de seguridad

Los letrados aseguran que no pueden desempeñar su labor en condiciones dignas y sin cumplir las distancias - La vista se reanudará el 16 de febrero mientras se buscan alternativas

J. A. Martínez

J. A. Martínez

El juicio de la trama de las basuras de Calp, una pieza separada del caso Brugal, se ha suspendido esta mañana tras denunciar las defensas la falta de medidas de seguridad por la situación sanitaria y lo que consideraban condiciones indignas en las que tenía que estar en el estrado. Sin espacio donde dejar su documentación, algunos con el ordenador en el suelo y pasándose el micrófono para intervenir. "En el día en que se han incrementado las medidas sanitarias, con el cierre total de la hostelería, y los contagios desbordados, yo tengo que estar en una sala con treinta personas que no conozco de nada", ha dicho el abogado Enrique Botella que defiende en este proceso al exalcalde de Calp Javier Morató.

En el banquillo se sientan responsables políticos del Ayuntamiento de Calp, entre ellos el exalcalde del PP Javier Morató, acusados de haber recibido 600.000 euros en sobornos del empresario Ángel Fenoll; así como de un fraude en el pesaje de la basura sobrefracturando a la Corporación el pesaje de los residuos que entraban en la planta de Colsur, la empresa de Fenoll. Un fraude que, según la Fiscalía, causó un quebranto de más de cuatro millones a las arcas públicas.

Junto a Morató están acusados los exediles Fernando Penella y Juan Roselló, la esposa de éste Amparo Femenia y su cuñado, Fernando Artacho; el técnico de la concesión Juan Cervantes; así como el hijo del empresario de la Vega Baja, Antonio Ángel Fenoll. Se les acusa de delitos de cohecho, malversación de caudales públicos, prevaricación y blanqueo de capitales por haber adquirido diversas fincas y bienes con el dinero percibido con los sobornos. A los políticos se les reclaman penas de hasta diez años de cárcel, mientras que para Fenoll la condena reclamada es de casi siete años de prisión y para su hijo, 22 meses. En esta causa está personada como acusación particular el Ayuntamiento de Calp.

A la petición de las defensas se han adherido tanto los fiscales Anticorrupción, como los letrados del Ayuntamiento de Calp, solo en lo relativo a pedir a la sala mejores condiciones para los estrados de las defensas. La sala se ha comprometido a buscar una solución a la petición de las defensas hasta que el juicio se reanude el 16 de febrero, en que estaba previsto que comenzara el interrogatorio de los acusados. En su lugar, ese día las defensas plantearán las cuestiones previas, entre las que se encuentra la petición de nulidad de las escuchas telefónicas en las que se apoya la investigación.