La Policía Nacional ha detenido en Alicante a un varón de 33 años que se dedicaba a publicar fotografías y datos personales de cientos de mujeres en una página de internet de contenido pornográfico. Según la Dirección General de la Policía, el acusado se hacía pasar por un agente de la Interpol, señalaba de prostitutas a sus víctimas y las amenazaba con enviar las imágenes a su círculo laboral y social si no les enviaban más o accedían a encuentros físicos. Una de ellas llegó a tener un encuentro con él cerca del Castillo de Santa Bárbara en el que el falso agente le hizo fotografías íntimas apoyándose en querer ayudarle a evitar caer en manos de mafias extranjeras.

Agentes del grupo de delitos tecnológicos de la Brigada de Policía Judicial de Alicante tuvieron conocimiento a principios de este año de varias denuncias en las que las víctimas contaban que se habían publicado fotografías suyas en una página web para adultos con contenido pornográfico. El modus operandi y los datos aportados hicieron sospechar a los agentes, que pronto pensaron que los hechos podrían estar relacionados y el autor podría tratarse de la misma persona.

En todas las denuncias se daba la circunstancia de que las víctimas eran usuarias de páginas web relacionadas con buscar amistad y conocer gente, donde publicaban fotografías suyas. Algunas de esas fotos, junto con sus datos personales, se encontraban en una página de contenido pornográfico donde se apuntaba que eran prostitutas.

El detenido se hacía pasar por un agente policial de Interpol

Las víctimas manifestaron a los agentes que conocían la información de esas publicaciones ya que una persona se había puesto en contacto con ellas a través de redes sociales haciéndose pasar por un agente policial de Interpol. Esta persona les había hecho pensar que corrían el peligro de que mafias extranjeras estuvieran utilizando sus fotografías y pudieran causarle un mal mayor. Aprovechándose de este miedo, les pedía concertar una cita en persona con ellas para aportarles más información, según las mismas fuentes.

Una vez que los agentes analizaron todas las denuncias y declaraciones de las víctimas, los investigadores averiguaron que una de ellas había llegado a tener una cita en persona con este supuesto "agente" en una zona boscosa del Castillo de Santa Bárbara, donde le realizó fotografías íntimas con la excusa de comprobar que no tenía marcas o cicatrices y así verificar que las fotos de internet eran suyas.

La víctima, confiada en que esta persona era verdaderamente un agente y le iba a ayudar para que sus fotografías y datos personales fueran eliminados de la red, recibió más tarde una llamada suya en la que comenzó a amenazarle con enviar las imágenes a sus contactos.

Cerca de 1.200 fotografías de más de 700 mujeres

Los investigadores que analizaron el contenido de la página web donde se publicaban las imágenes, localizaron casi 1.200 fotografías de más de 700 mujeres diferentes, algunas de carácter íntimo. Los agentes pudieron identificar a algunas de ellas e informarles de los hechos, así como alertarles de la posibilidad de que el presunto autor se pusiera en contacto con ellas.

Una vez informadas, una de las mujeres de las que se habían publicado fotografías, contactó con los investigadores para avisarles de que un hombre se había puesto en contacto con ella con la intención de concretar una cita en la misma zona boscosa donde ya había quedado con otra de las víctimas, por lo que los agentes, sabiendo las intenciones de éste, establecieron un dispositivo de vigilancia con el fin de localizar e identificar al presunto autor, al que finalmente detuvieron

Tras su detención, los agentes realizaron un registro en su domicilio, donde se intervino diverso material informático como discos duros, teléfonos y ordenadores, así como vídeos de otras víctimas y las credenciales de Interpol falsas que utilizaba para hacer creer a sus víctimas que era un agente de ese organismo

El detenido, acusado por un presunto delito contra la intimidad e integridad moral, amenazas y usurpación de funciones públicas, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la localidad de Alicante.