Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia no frena los asesinatos, que suben a más de uno al mes en la provincia

La criminalidad baja más de 17 puntos en 2020 y se reducen los robos en viviendas, de vehículos y delitos sexuales, disminución que Interior vincula al confinamiento - Benidorm fue la ciudad con un mayor descenso de las infracciones

La pandemia no frena los asesinatos, que suben a más de uno al mes en la provincia

La pandemia no frena los asesinatos, que suben a más de uno al mes en la provincia

El balance de criminalidad de 2020 en la provincia de Alicante recoge un elevado descenso de los delitos, con un 17,2% menos de infracciones penales, aunque dicha reducción esta estrechamente relacionada con las restricciones de movilidad impuestas a la ciudadanía el pasado año por la pandemia, según reconoce el Ministerio del Interior. Sin embargo, de la decena de infracciones penales que recoge el informe de la Secretaría de Estado de Seguridad destacan los aumentos de los crímenes y los secuestros, donde la pandemia no los ha frenado. Así, los homicidios dolosos y asesinatos consumados aumentaron un 21,4%, al pasar de 14 en 2019 a 17 el pasado año, entre ellos el de Alicia, la mujer de 45 años estrangulada por un desconocido el pasado noviembre en la pedanía ilicitana de La Hoya. Por contra, los crímenes en grado de tentativa sí se redujeron de 35 a 27, lo que supone un 22,9% menos que en 2019. Igualmente, bajaron un 17,8% los delitos de lesiones y riñas tumultuarias.

Los secuestros se duplicaron al pasar de dos a cuatro y hay otro delito que también aumenta, el de tráfico de drogas, pero esta tipología responde a las actuaciones de las Fuerzas de Seguridad para combatir a los narcos. El pasado año realizaron 818 actuaciones, un 3,8 por ciento más que en 2019.

Los secuestros se duplican de 2 a 4 y la tasa de criminalidad baja a 38,8 delitos por cada mil habitantes

decoration

El resto de delitos incluidos en el balance provincial recoge importantes descensos, muchos de ellos relacionados con el confinamiento. Los diferentes cuerpos policiales registraron el pasado año 72.887 infracciones penales en la provincia. Frente a los balances de los últimos años, los delitos sexuales, tanto las violaciones como el resto infracciones contra la libertad e indemnidad sexual, han invertido su tendencia alcista y se redujeron en un 14,6%, con un total de 577 casos. No obstante, hay excepciones respecto al balance provincial, como por ejemplo en la ciudad de Alicante, se denunciaron 25 agresiones sexuales con penetración, un 56,3% más que el año anterior.

Los robos con violencia e intimidación también bajaron de 1.655 a 1.189, un 28,2 por ciento menos que en 2019 y los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones disminuyeron un 20,9%, al pasar de 8.434 a 6.671. De estos robos con fuerza, 5.476 fueron cometidos en viviendas, casi 1.500 asaltos menos que en 2019.

El delito que más se redujo el pasado año en la provincia fue el de los hurtos y en esta tipología es donde más influyen las restricciones de movilidad y cierre de comercios y hostelería a causa de la pandemia. Interior contabilizó 16.198 hurtos en 2020, unos diez mil menos que el año anterior. Estos datos suponen una reducción del 38 por ciento de los hurtos, uno de los delitos que más preocupan a los ciudadanos.

Informe de delincuencia 2020

La incidencia del confinamiento también fue destacada en las sustracciones de vehículos. Se pasó de 1.350 robos a 1.022, lo que supone una reducción del 24,3%.

El balance de criminalidad también incluye las infracciones en las ciudades de más de 20.000 habitantes y Benidorm se situó como la ciudad de la provincia donde más se redujo la delincuencia el pasado año. Los delitos bajaron un 40,3 por ciento y se situaron en 3.548. A continuación aparece Elche, con 7.601 delitos y una disminución del 22,2% y Alicante, con 15.721 infracciones penales y una reducción del 19,3%.

En el extremo contrario, la única población de más de 20.000 habitantes donde subieron los delitos fue Petrer, donde crecieron de 901 a 959, un 6,4% por ciento más que el año anterior.

El Ministerio del Interior reconoce en el informe que buena parte del descenso de la criminalidad durante el pasado año «está íntimamente correlacionado» con el confinamiento y otras circunstancias derivadas del estado de alarma por el covid-19 y el resto de medidas adoptadas en las autonomías para hacer frente situación sanitaria.

Según la Delegación del Gobierno, con estos datos de 2020 la tasa de criminalidad en la provincia de Alicante se ha reducido a 38,8 infracciones penales por cada mil habitantes, la más baja desde 2009, año en la que se situaba en 63,4. Asimismo, el porcentaje de infracciones esclarecidas ha aumentado hasta situarse en el 41,6%, mientras que en 2009 estaba en el 27,5%. La tasa de detenidos e investigados por cada mil delitos se situó en 276, la mejor desde 2013, cifrada en 248.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats