30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No es momento para macrojuicios

La falta de sitio y las restricciones lastran la celebración de procesos por grandes fraudes fiscales y corrupción en Alicante

Imagen de un macrojuicio con 14 acusados por tráfico de drogas celebrado en el salón de actos de los juzgados de Pardo Jimeno. | PILAR CORTÉS

Imagen de un macrojuicio con 14 acusados por tráfico de drogas celebrado en el salón de actos de los juzgados de Pardo Jimeno. | PILAR CORTÉS

Cuestión de aforos. Si a la Audiencia de Alicante ya le costaba encajar en sus agendas los macroprocesos por grandes fraudes económicos y casos de corrupción, han tenido que venir las restricciones de aforo por el covid para complicarlo todo. En enero del año que viene se prevé empezar a dar salida algunas de ellas y está previsto que arranque el proceso por el fraude fiscal de Autosalón, suspendido ya cinco veces.

Muchos macroprocesos y pocas salas para poder celebrarlos. Antes la Audiencia de Alicante tenía la sala de jurado para solventar estas situaciones, pero hasta ésta se ha quedado pequeña ya. Y más en los tiempos del covid, donde las restricciones sanitarias obligan a controlar los aforos. La Audiencia logró terminar de celebrar por los pelos el juicio por los presuntos amaños del Plan General después del verano, pero a raíz de que a final de año se empezaran a disparar los contagios por el covid, los abogados ponían reparos hasta a esta sala. La Audiencia confía ahora en que el salón de actos del Palacio de Justicia de Pardo Jimeno pueda dar salida a estos juicios. «Si nosotros celebráramos todo lo que tenemos pendiente, lo tendríamos ocupado más de tres meses. Tenemos que ponernos de acuerdo con otros compañeros», se quejaba un magistrado a este diario.

Los grandes macroprocesos que tiene pendientes de celebrar la Audiencia de Alicante esperan su riguroso turno para que la sala de Pardo Jimeno, esté libre. El juicio de presunto fraude fiscal de Autosalón, otro por una trama de blanqueo de capitales del calzado asiático, una red de tráfico de anabolizantes y hasta causas por presuntas corrupción podrían celebrarse en ese espacio debido a que en el actual edificio de la Audiencia no hay salas con la suficiente capacidad para poder acogerlos. Antes de las restricciones del covid, ya se habían quedado pequeñas. Ahora con mayor motivo, se necesitan espacios con capacidad suficiente para sentarlos a todos.

Tras haberlo suspendido en cinco ocasiones, la Audiencia de Alicante ha vuelto a señalar para enero del año que viene el juicio por el mayor fraude fiscal en la importación de coches de lujo. Un macroproceso que no solo resulta difícil encajar en las colapsadas agendas de la Audiencia no solo por la cantidad de días, sino por la cantidad de partes personadas. Seis acusados, con sus respectivos abogados, más los representantes de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado, los tres magistrados del tribunal, el letrado de la Administración de Justicia y la agente judicial. A esto se añaden los 43 testigos y los tres peritos que han sido llamados a declarar. Demasiadas personas para unos tiempos en los que se reclama evitar aglomeraciones. La pandemia precisamente fue el motivo que forzó a la última suspensión, al alertar los letrados de que la sala buscada no cumplía con los requisitos sanitarios, especialmente porque la sala buscada carecía de ventilación. Eran los días en que comenzaba la tercera ola y había temor a que se dispararan los contagios. Desde la sala se confía en que en esa nueva fecha, la vacunación estará terminada y los contagios estabilizados. En diciembre, antes de las navidades, se celebrará una vista para que las partes planteen las cuestiones previas y el juicio como tal se celebrará en enero.

El mes siguiente, otra sección de la Audiencia tiene previsto señalar otra macrocausa por fraude fiscal con una treintena de acusados en el banquillo por el presunto envío ilegal de 168 millones de euros desde Alicante a China procedentes de la venta de calzado entre 2005 y 2009 . Este juicio estuvo señalado el año pasado, justo cuando la pandemia empezaba a extenderse por el mundo. Seis de los acusados, de nacionalidad china, estaban confinados en Wuhan y no podían venir a España.

Purificadores de aire especiales para las salas de vistas

La Audiencia instalará filtros especiales para garantizar una ventilación correcta en la estancia

La Audiencia de Alicante reclamará a la Conselleria de Justicia hasta cuatro aparatos para purificar el aire y que se repartirán en las distintas salas de vistas de las distintas sedes judiciales. El objetivo de la medida es garantizar una adecuada ventilación durante los juicios, especialmente en aquellos casos en los que se vaya a contar con un aforo por encima de lo normal dentro de la sala. Uno de esos filtros irá destinado precisamente al salón de actos del Palacio de Justicia de Pardo Jimeno.

La Audiencia intentó el uso de esta gran sala para celebrar los macrojuicios desde que se terminó el confinamiento por el primer estado de alarma y se reanudó la actividad judicial. En los primeros días y mientras los contagios estaban bajos, la cosa funcionó con normalidad. Algunos juzgados de lo Penal de Benalúa usaron también las instalaciones. Cuando los índices de contagios empezaron a dispararse, algunos letrados cuestionaron esa sala para celebrar los juicios, alegando que carecía de ventilación natural. Un motivo con el que lograron que el juicio por el fraude fiscal de Autosalón se suspendiera al quinto intento de celebrarlo.

La instalación de estos nuevos filtros de aire va a permitir que la ventilación no sea causa para suspenderlo. «Hoy por hoy para celebrar un juicio como éste no hay otro sitio», reconocía el presidente de la Audiencia de Alicante, Juan Carlos Cerón, que hizo una apuesta el año pasado por el uso de este salón de actos para celebrar macrojuicios cuando llegaron las restricciones por el covid. Otros magistrados miran lo que se ha hecho en otras sedes vecinas e inciden en que, tanto en València como en Elche, se cuentan con salas especiales para los macrojuicios, mientras que en Alicante no hacen más que encontrarse con limitaciones por todos lados.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats