30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro años de cárcel por abusar de una mujer que dormía en un sofá tras una fiesta

La víctima se despertó sobresaltada y se marchó del piso para presentar una denuncia contra el agresor

Fachada de la Audiencia de Alicante en una imagen de archivo.

Fachada de la Audiencia de Alicante en una imagen de archivo.

La Audiencia Provincial ha condenado a cuatro años de prisión a un hombre que abusó de una mujer que estaba durmiendo en un sofá del salón tras una fiesta en un piso de Alicante, según la sentencia a la que ha tenido acceso este diario. Los hechos ocurrieron a las nueve de la mañana del 10 de agosto de 2018 después de que un grupo de amigos hubiera pasado las noche bebiendo en el domicilio.

Agresor y víctima no se conocían de nada, pero él era amigo de otros residentes en la vivienda. El fallo declara probado que el hombre al verla durmiendo en el sofá con pantalón corto, se aproximó a ella y empezó a tocarle en sus partes íntimas, momento en el que ella se despertó sobresaltada y, tras recriminarle lo que estaba haciendo se marchó de allí para llamar a la Policía y denunciar lo ocurrido.

Credibilidad de la víctima

El acusado se había limitado a negar los hechos, sosteniendo que ni la tocó y que ella estuvo despierta y sentada en el sofá. La declaración de la víctima y de otros amigos que estaban presentes en el salón en ese momento han sido la principal prueba para fundamentar la condena.

El hecho de que ni la víctima ni el acusado se conocieran con anterioridad denota para los magistrados que no había ánimos espurios a la hora de presentar la denuncia, que se interpuso en el mismo momento en que ocurrieron los hechos llamando a la Policía desde la calle. La declaración de la víctima se vio corroborado por otras personas que estaban en la casa, que oyeron como la víctima comenzaba a gritar y se marchó de allí muy alterada en compañía de una amiga.

En el momento en que la Policía se presentó en la casa, uno de los agentes escuchó como el propietario del piso recriminaba al acusado diciéndole «siempre me metes en líos».

El fallo considera los hechos constitutivos de un delito de abuso sexual. De todas maneras, valora que existe una atenuante por embriaguez ya que «todos los asistentes a la fiesta ingirieron abundante alcohol e incluso otras sustancias estupefacientes, cocaína y marihuana». Por ello, «puede considerarse que hubo una afectación, aunque fuera leve, de sus facultades volitivas y de su control de impulsos», aunque no se ha podido concretar hasta qué punto. Por este motivo, la pena impuesta ha sido dos años inferior a la que reclamaba el fiscal.

El fallo impone una orden de alejamiento de cinco años del acusado a la víctima y una indemnización de 2.000 euros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats