Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenado un profesor de Aspe por abusar sexualmente de una alumna de 13 años

La Audiencia le impone once años de cárcel y quince de inhabilitación para trabajar con menores

El acusado sentado de espaldas en el banquillo el día que se celebró el juicio.

El acusado sentado de espaldas en el banquillo el día que se celebró el juicio.

La Audiencia de Alicante ha condenado a once años de prisión para un profesor de instituto de Aspe abuso sexual a una de sus alumnas, una niña de trece años de edad, según la sentencia a la que ha tenido acceso este diario. Aunque el acusado había negado los hechos y aseguraba que solo se había producido una situación de enamoramiento y sin relación sexual alguna, la sala ha dado total credibilidad al testimonio de la víctima. Un relato que se ha visto refrendado por las declaraciones de las personas de su entorno y por los mensajes de WhatsApp que intercambiaban que acreditaban que su relación iba más allá de lo platónico.

El fallo declara probado que los hechos ocurrieron durante curso 2015/16 en que el acusado era profesor de gimnasia de un instituto de Aspe y que la víctima era una de sus alumnas. Desde el inicio del curso la relación entre ellos se hizo muy cercana, hasta que en el mes de junio empezaron a tener encuentros a solas en un almacén del centro en el que se guardaba el material deportivo. La Audiencia considera plenamente acreditado que finalmente acabaron teniendo relaciones sexuales completas y con frecuentes encuentros durante los meses de verano en un almacén de. La denuncia fue interpuesta por los padres a raíz de que el centro detectara la relación.

El tribunal se ha apoyado en la declaración de la niña y los mensajes de WhatsApp que el procesado le envió

decoration

El fallo considera probado que el acusado se prevalió de su situación de superioridad, ya que su condición de profesor y la gran diferencia de edad «son circunstancias que el acusado aprovecha para cometer el delito» Además de la pena de cárcel, el fallo impone también quince años de inhabilitación para el ejercicio como docente en centros públicos o privados, así como para cualquier profesión u oficio que implique relación directa o contacto con menores. El acusado tampoco podrá acercarse a la víctima durante 14 años y deberá indemnizarla con 10.000 euros por los daños morales causados. La sentencia considera probado el daño a la víctima «cuyo sentimiento de culpa, confusión en el desarrollo sexual psicoafectivo y vergüenza han sido puestos de manifiesto por ella misma y las profesionales del Centro Mujer 24 horas».

La sala ha dado total credibilidad al testimonio de la víctima. «Más allá del desconcierto e inseguridad que a a la menor pudo causar el hecho mismo, que desde ya debe calificarse de anómalo, de estar manteniendo una relación afectiva y sexual de esta índole con un profesor de plena confianza de la misma y que además le triplicaba la edad, ha quedado patente que la menor tiene una capacidad perceptiva y expresiva adecuada en su discurso», argumenta el fallo. Los jueces inciden en que no hay ningún ánimo de venganza de venganza o animadversión hacia el acusado, recordando que en un primer momento que intentó ocultar los hechos cuando otros profesores empezaron a preguntarla. Desde entonces, el relato se ha mantenido idéntico en todas sus comparecencias. El fallo recuerda los mensajes de WhatsApp borrados a instancias del acusado entre él y la víctima que «evidencia el cariz de la relación entre ambos y la situación de angustia a la menor, que llegó a decirle que ‘entiende que soy pequeña’».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats