30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La viuda negra acude al Supremo

Concepción Martín anuncia que recurrirá su condena al Alto Tribunal después de que el TSJ le agravara la pena por el crimen - El segundo procesado y la acusación particular renuncian a apelar la sentencia al acabar el plazo para hacerlo

Concepción Martín, la «viuda negra» de Alicante, conducida para una sesión del juicio.

Concepción Martín, la «viuda negra» de Alicante, conducida para una sesión del juicio.

Después de que el Tribunal Superior de Justicia aumentara su condena en un año, Concepción Martín, conocida como la viuda negra de Alicante, librará una nueva batalla judicial en el Tribunal Supremo contra la sentencia que la declara culpable de asesinato. Una apelación a la que podría ir en solitario, ya que ninguna de las partes, salvo ella, ha anunciado recurso alguno cuando ya ha vencido el plazo para poder hacerlo. La viuda negra ha sido condenada a un total de 23 años y medio de cárcel por haber matado a puñaladas a su marido, con el que se había casado dos semanas antes en Sax, en un aparcamiento al aire libre en la Albufereta. El otro acusado del crimen y cuidador de Conchi, Francisco Pérez, no se ha sumado al recurso. A él, el TSJ le subió la condena dos años y medio más y quedó en un total de 22,5 años.

Un jurado popular declaró culpables el pasado mes de octubre a Conchi y a su cuidador del asesinato ocurrido en Alicante la noche del 22 de agosto de 2018. Los dos recurrieron la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) alegando que eran inocentes y que no se agotaron todas las vías de investigación para encontrar a un sospechoso que habría sido el autor del crimen, versión que mantuvieron a pesar de que una policía fuera de servicio fue testigo directo del asesinato y les detuvo en ese mismo momento tras pedir refuerzos. Los dos acusados habían citado allí a la víctima con el pretexto de tener una cena romántica y se encontró con un inesperado ataque en el que recibió 19 puñaladas, aunque solo una de ellas fue mortal y le afectó en la yugular.

El TSJ no solo desestimó los recursos de los dos procesados, sino que aceptó parte de lo que se planteaba desde la acusación particular, que ejerce en nombre de un hijo del fallecido el letrado Aitor Prieto, reclamando una condena más severa. El TSJ elevó la pena para ambos al considerar una agravante que los dos acusados hubieran acudido «ataviados de prendas oscuras y tocados a de gorras a fin de ocultar sus rasgos faciales y disimular su apariencia habitual para facilitar la ejecución del crimen».

Avance

Tras la nueva sentencia elevando las condenas solo Conchi ha anunciado que interpondrá recurso ante el Tribunal Supremo. Así lo ha comunicado el actual abogado de la viuda negra, José Soler, que ha avanzado ante la Audiencia que su defendida apelará el fallo. Fuentes cercanas a la defensa de Paco, señalaron que este otro acusado no apelaría el fallo. El plazo para poder anunciarlo ya ha vencido, aunque algunas fuentes judiciales apuntaron a que este procesado podría adherirse al recurso que presente Conchi en cualquier momento. Más adelante será el momento para explicar los motivos en los que se basa el recurso.

LA CIFRA

23,5 AÑOS. La pena aumentada por el Tribunal Superior

El TSJ condenó a 23,5 años a Conchi por el crimen, un año más de cárcel de lo que le impuso la Audiencia.

Tampoco va a apelar la acusación particular, pese a que el TSJ solo admitió una de las dos agravantes que planteaba para elevar las condenas; mientras que la Fiscalía desde el mismo momento en que se dictó la primera sentencia, ya dio la resolución por buena y pidió que se quedara como estaba. De todos modos, las acusaciones sí pedirán al Alto Tribunal que desestimen los recursos de los dos procesados.

De momento todo apunta a que Conchi librará en solitario este frente judicial en el que el primer trámite será que la Sala de lo Penal valore si tramita o no este recurso o lo archiva de plano.

El fallo les condenaba por un delito de asesinato con las agravantes de alevosía, ensañamiento y, en el caso de Conchi, de parentesco, motivo por el que la condena para ella ha sido superior a la de Paco. El abogado de la acusación particular planteaba que había otras dos agravantes que la sentencia no aplicaba: una, la de haberse aprovechado de que la zona era un lugar solitario, que ha sido rechazada; y otra de disfraz, que fue la que acabó estimando el TSJ.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats