Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco detenidos al desmantelar un punto de venta de drogas en la Zona Norte de Alicante

El principal investigado se sentaba en una silla junto al portal de su casa y esperaba la llegada de clientes para entrar a recoger las dosis

Un policía con los efectos incautados a los detenidos.

Un policía con los efectos incautados a los detenidos.

Se sentaba en una silla próxima al portal de su vivienda en el barrio Virgen del Carmen en Alicante y allí esperaba la llegada de clientes. Cuando llegaban los compradores de droga accedía a su domicilio con ellos para venderles las dosis y vuelta al portal. Así operaba el presunto cabecilla de un grupo dedicado al tráfico de drogas que ha sido desarticulado por la Policía Nacional. En la operación han sido detenidas cinco personas de entre 33 y 63 años y se ha desmantelado un importante punto de venta de estupefacientes, sobre todo hachís y marihuana, según ha informado la Comisaría Provincial.

La investigación de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante se centró en una persona que había asumido el control de la distribución y abastecimiento de drogas en diferentes puntos del barrio Virgen del Carmen, las antiguas Mil Viviendas.

El responsable de la venta se sentaba en una silla al lado del portal de su casa y cuando se le acercaba algún cliente se metía con él en su portal y realizaba la transacción de droga. La Policía realizó numerosas vigilancias y seguimientos para identificar a más implicados y así averiguó que había otras personas que le guardaban gran parte de la droga en el mismo inmueble y el cabecilla tenía llave de la casa para abastecerse e ir reponiendo las droga.

Mediante este sistema se aseguraba que en caso de intervención policial los investigadores solo encontrarían pequeñas cantidades de estupefacientes cuya posesíón se podría justificar para el autoconsumo.

Una vez identificados todos los miembros del grupo, la Policía desplegó un amplio operativo en el barrio y detuvo a cinco personas. Los agentes registraron dos domicilios y en uno de ellos localizaron dos cajas de herramientas cerradas con candados y en cuyo interior había un kilogramo de marihuana, 800 gramos de hachís y 12 gramos de cocaína. Además intervinieron un arma de fuego simulada, dos machetes y tres balanzas de precisión.

La Policía afirma que los detenidos tienen multitud de antecedentes por hechos similares y asegura que se ha desmantelado un importante punto negro de tráfico de drogas dirigido por un entramado criminal que ocasionaba "un deterioro en el barrio debido al incremento del índice delincuencial por la realización de estas actividades".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats