Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho detenidos en Cuenca y Alicante por prostituir a jóvenes de Paraguay

La Policía libera a ocho víctimas de una red que ganó en un año cerca de 150.000 € y explotaba a mujeres para que pagaran el viaje desde su país

Imagen de una campaña de la Policía contra la trata de seres humanos. | INFORMACIÓN

La Policía Nacional ha detenido a ocho personas en Cuenca y Alicante acusadas de formar parte de una red que prostituía a jóvenes de Paraguay y ha liberado a seis víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

La organización de trata de seres humanos desmantelada por la Policía Nacional ganó el pasado año cerca de 150.000 euros y explotaba sexualmente a jóvenes de Paraguay en Cuenca, provincia donde se llevaron a cabo siete detenciones, mientras que en Alicante apresaron a otro integrante de la red de prostitución, según informaron ayer fuentes policiales.

Las jóvenes prostituidas eran captadas en Paraguay y tras llegar a España eran obligadas a ejercer la prostitución para saldar la deuda contraída por el vieja, que ascendía a unos 1.500 euros.

Estado de necesidad

Según informó ayer la Policía Nacional, la trama contaba con una fuerte infraestructura para explotar a las jóvenes y entre los implicados había personas de Paraguay, Rumanía y España. Cada una tenía su función asignada en la organización, cuyo ámbito de actuación esta en la provincia de Cuenca, aunque uno de los miembros de la red fue apresado en Alicante.

Las víctimas eran controladas y explotadas en el ejercicio de la prostitución «prevaliéndose de su estado de necesidad», según la Policía Nacional.

La investigación policial ha revelado que la red desarticulada captaba a sus víctimas en Paraguay. Las jóvenes eran trasladadas con coche hasta Brasil y desde dicho país viajaba en avión hasta València y Madrid en vuelos con escalas en Reino Unido o Francia.

Una vez aterrizaban en España la organización trasladaba a las jóvenes en coche hasta la provincia de Cuenca. Los proxenetas las obligaban a ejercer la prostitución bajo unas condiciones que ellos imponía con la excusa de satisfacer el pago de la deuda contraída por el viaje de Sudamérica a España, cifrado por las víctimas en unas 1.500 euros.

Las jóvenes eran explotadas sexualmente en la localidad conquense de Graja de Iniesta, un municipio con menos de 400 habitantes.

La Policía Nacional averiguó que unos miembros de la red se encargaban de la captación de jóvenes, otros de la recepción y en el último escalón se encontraban las personas que acogían a las jóvenes.

Los investigadores ha cifrado en 147.860 euros los beneficios obtenidos durante el último año por la organización desmantelada.

Los ocho arrestados han sido acusados por la Policía de delitos de pertenencia a organización criminal y trata de seres humanos, relativos a la prostitución y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Asimismo, tres de ellos fueron denunciados también por blanqueo de capitales y dos por tráfico de drogas.

La operación se enmarca en el plan policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Las víctimas principales de esta lacra son personas que llegan a España mediante engaños y aprovechándose de su situación de vulnerabilidad, además de prometerles trabajos dignos.

La Policía Nacional dispone del teléfono gratuito 900105090 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y recibir de forma anónima y confidencias denuncias por este tipo de delitos. Las llamadas no quedan reflejadas en la fractura.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats