Suscríbete

Caso Abierto - Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La víctima de la manada de Callosa ratifica que los acusados tomaron mucho alcohol y coca

La madre y una hermana de un procesado, que alertaron de la violación, se acogen a su derecho a no declarar - Guardias civiles afirman que los testimonios de los acusados eran coherentes

7

Imágenes de la sesión de hoy del juicio de la manada de Callosa PILAR CORTÉS

La joven que fue víctima de una violación grupal el día de Año Nuevo en 2019 en el bajo de una vivienda de Callosa d’en Sarrià declaró el miércoles en el juicio que se celebra en la Audiencia de Alicante que los cuatro acusados de la manada se encontraban ebrios y habían estado toda la Nochevieja y la mañana del día 1 de enero bebiendo alcohol y consumiendo cocaína, según confirmaron a este diario fuentes judiciales. Los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local confirmaron también el miércoles en la vista oral que los jóvenes iban afectados por el consumo de alcohol, aunque miembros del Instituto Armado matizaron, a preguntas de la Fiscalía, que eran «coherentes en sus manifestaciones».

El juicio, que se celebra a puerta cerrada, está previsto que concluya el jueves y al menos la acusación particular, ejercida por el abogado Francisco González, tiene previsto modificar sus conclusiones. Tras la declaración de culpabilidad de los procesados y la consignación de 60.000 euros para indemnizar a la víctima, la acusación particular rebajará su petición global de 201 años de prisión por delitos de agresión sexual y descubrimiento y revelación de secretos por los vídeos grabados a penas de entre 15 y algo más de 18 años de prisión para cada procesado. La incógnita no despejada aún por la Fiscalía es si también reducirá su petición de condena.

La víctima de la manada de Callosa, que tenía 19 años cuando la violaron en grupo los cuatro acusados, acudió a primera hora de la mañana a la Audiencia para evitar a los medios de comunicación, aunque existe una orden expresa que prohíbe grabar y difundir su imagen y datos personales sobre ella. El inicio de la vista oral se retrasó hasta poco antes de las doce del mediodía por un retraso en la conducción de los cuatro acusados que están encarcelados desde enero de 2019 y la declaración de la joven apenas duró unos cinco minutos.

5

La manada de Callosa se declara culpable Alex Domínguez

Únicamente le formularon preguntas sobre el estado en que se encontraban los jóvenes el día de la violación grupal.

El abogado que ejerce la acusación en su nombre agradeció al tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia su «condescendencia y empatía con la víctima». No tuvo que responder a cuestiones sobre la violación grupal sufrida, sino únicamente al estado de los acusados, los cuales se declararon culpables al inicio de la vista oral y alegaron que iban bebidos y drogados y pidieron perdón.

La joven, como ya hizo durante la fase de instrucción, confirmó que tanto ella como los acusados bebieron mucho alcohol y que en la casa de Benidorm donde estuvieron de fiesta antes de trasladarse a Callosa había continuamente rayas de cocaína en la mesa durante toda la noche.

Además de la víctima, en el juicio también comparecieron la madre y una hermana de uno los procesados, las cuales se acogieron a su derecho a no declarar. Estas mujeres fueron las que sorprendieron a la manada en plena agresión en la vivienda familiar y avisaron a la Policía Local.

Asimismo, dos policías locales y tres guardias civiles de Callosa y La Vila Joiosa también declararon en la vista oral y precisaron que se notaba que los jóvenes habían bebido pero que se mostraron coherentes en sus declaraciones.

En la sesión del jueves se conocerá si la Fiscalía modifica su petición inicial de penas. La acusación particular confía en que sí lo haga teniendo en cuenta las pruebas practicadas y la rebaje. Las defensas, ejercidas por Miriam Santamaria, Ana Escobar, José Luis Sánchez Calvo y Javier Saura, pretenden que el tribunal rebaje las penas atendiendo las circunstancias atenuantes de reparación del daño, confesión tardía y el consumo de alcohol y drogas.

Sin pruebas del suministro de burundanga para la agresión sexual

La declaración de la víctima de la violación grupal en Callosa no abordó la posibilidad de que le hubieran suministrado burundanga en la bebida para anular su voluntad y agredirla sexualmente. En este sentido, el abogado de la acusación particular precisó que «ella no puede afirmar algo que ignora» y añadió que no existen pruebas científicas sobre la presencia de escopolamina el día de los hechos. El abogado Francisco González aseguró que la joven víctima de la Manada se encuentra «muy afectada» y que la situación vivida al tener que comparecer en el juicio fue «casi peor de lo vivido hace dos años, porque de eso casi no se acuerda».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats