Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenidos en Cocentaina por robar catalizadores de coches aparcados en la calle

Los sospechosos fueron sorprendidos por una patrulla de la Guardia Civil cuando se marchaban con una pieza robada de una zona industrial

Imagen del material intervenido durante la operación.

Imagen del material intervenido durante la operación.

Con gatos hidráulicos y las piezas adecuadas se llevaban catalizadores de vehículos estacionados en la vía pública con el objetivo de sacar metales que vender en el mercado negro . La Guardia Civil de Alicante ha detenido en el término municipal de Cocentaina a tres hombres de nacionalidad búlgara, entre los 42 y 22 años, como presuntos autores de un delito de hurto y otro delito de pertenencia a grupo criminal, ha informado la Comandancia de Alicante. Una patrulla les sorprendió cuando acababan de sustraer el catalizador de un vehículo, aunque se sospecha puedan haber sustraído, al menos, otros dos en otros golpes similares. Durante un servicio realizado en horario nocturno, vigilando un área industrial de la población de Cocentaina, la Guardia Civil avistó un vehículo que circulaba a muy baja velocidad y con las luces apagadas. Una actitud que a los agentes les resultó sospechosa.

Cuando procedieron a su identificación, en el interior viajaban tres hombres con la ropa manchada, al parecer de haber estado en contacto con el pavimento. Dentro del coche, encontraron varias piezas de vehículo con síntomas de haber sido extraídas a la fuerza de su ubicación original, y presentaban cortes irregulares en sus anclajes. Entre las piezas, destacaba un catalizador correspondiente con una marca de vehículo específica. Los agentes, junto con otra dotación de Policía Local, buscaron por los alrededores un vehículo de la misma marca y modelo que la del catalizador. En una de las calles, hallaron un vehículo de esa misma marca, y al inspeccionarlo comprobaron in situ que, efectivamente, sí que le faltaba el catalizador, el mismo que tenían en su poder los tres ocupantes en el momento de su captura.

Según informó la Comandancia de la Guardia Civil, el modus operandi había consistido en levantar los bajos del coche, con varios gatos hidráulicos, para que uno de ellos se pudiera colocar debajo y llegar así más fácilmente a la pieza que querían sustraer. Motivo por el que los sospechosos estaban manchados de tierra cuando fueron identificados por la patrulla. Después, cortaron la pieza con la intención de extraer una serie de metales (paladio, rodio y platino) con los que obtener un beneficio económico. Todo lo contrario a lo que le esperaba al dueño del coche: una reparación muy cara.

Daños al medioambiente

La instalación de un catalizador puede suponer una factura en el taller de entre 200 y 500 euros, en función del modelo sustraído. El conductor puede además tardar en darse cuenta de que le falta la pieza, pero la consecuencia inmediata es que su vehículo es mucho más contaminante para el medioambiente y cuando llegue el momento de ir a pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) encontrarse con que el vehículo sea rechazado o que incluso que su conductor quede expuesto a algún tipo de sanción, además de los daños que con el paso del tiempo pueden acabar causando al motor.

Las tres personas acabaron detenidas como presuntas autoras de un delito de hurto y otro delito de pertenencia a grupo criminal. Según las investigaciones posteriores, a estas tres personas se les presupone, al menos, autores de otros dos hechos similares ocurridos también en Cocentaina durante el mes de julio y cometidos por el mismo procedimiento. Los detenidos junto a las diligencias han sido puestos a disposición de los juzgados de Alcoy que se harán cargo de la instrucción.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats