Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos acusados de la manada de Callosa recurren al TSJ para que les rebaje la pena

Los procesados que han presentado la apelación fueron condenados a 18 años y entre ellos se encuentra el cabecilla de la violación grupal

El cabecilla de la violación en grupo a su llegada al juicio en la Audiencia Provincial. |

El cabecilla de la violación en grupo a su llegada al juicio en la Audiencia Provincial. |

Tras haberse declarado culpables de la violación en grupo a una joven de 19 años, pedir perdón a la víctima y lograr una rebaja en sus condenas, dos de los acusados la manada de Callosa d’En Sarrià han recurrido ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia la sentencia que les ha condenado a 18 años de prisión por estos hechos para reclamar una reducción de las penas. Uno de los dos condenados que ha recurrido el fallo es Joffre G. T. B. considerado como el cabecilla del grupo. El plazo para recurrir la sentencia impuesta por la Audiencia Provincial ya ha acabado y solo dos de los acusados han apelado sus condenas al TSJ. Los otros dos, a quienes les impusieron catorce años de cárcel, no han apelado el fallo.

Los recursos han sido presentados por los abogados Miriam Santamaría y José Luis Sánchez Calvo y que plantean que la pena impuesta por la Sección Segunda debería haber sido inferior. Por su parte, la acusación particular que ejerce en nombre de la víctima el abogado Francisco González ya ha pedido que estos recursos sean desestimados y que se confirme la sentencia de la Audiencia.

Los hechos ocurrieron durante la celebración del Año Nuevo de 2019, cuando la víctima, de 19 años, acabó con los cuatro acusados en un piso de Benidorm, donde comenzó la agresión sexual. La violación entre los cuatro continuó en el sótano de otra vivienda en Callosa d’En Sarrià, una agresión sexual que además fue grabada con el móvil por dos de los acusados.

Los cuatro fueron condenados como autores de las agresiones sexuales cometidas por ellos mismos, así como cooperadores necesarios de las del resto. A los dos recurrentes se les impuso otras condenas por las grabaciones con el teléfono móvil de la violación. Las defensas apelantes consideran que a los dos acusados se les han aplicado de manera incorrecta las agravantes por la violación en grupo.

Como ya publicó este diario, días antes del juicio, entre las partes se estuvo negociando una conformidad por la que los procesados confesaban los hechos y pagaban una indemnización a la víctima de 60.000 euros a cambio de una rebaja en las condenas que se les pedía y que sumaban cerca de 200 años de prisión.

La conformidad rota

Sin embargo, al llegar el juicio desde el Ministerio Público se dio por roto el acuerdo, precisamente para estudiar los agravantes que se tenían que aplicar. La sentencia impuso penas que sumaban más de 60 años de prisión, una rebaja que se justificó por la confesión de los acusados, el haber tratado de reparar el daño pagando 60.000 euros de indemnización y al apreciar una atenuante por el hecho de que aquel día todos estaban bebidos y drogados.

La marcha atrás de la Fiscalía no fue bien recibida por las defensas, aunque finalmente las penas impuestas eran muy similares a las que se negociaron en su día. Pese a ello, todos en el juicio admitieron haber cometido los hechos que se le imputaban y pedían perdón a la víctima.

Ahora es la Sala de lo Penal del TSJ la que deberá decidir si rebaja las penas para estos dos acusados o si por el contrario archiva la apelación y mantiene lo que dictó la Audiencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats