Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acusado de un crimen en San Vicente: «He matado a mamá y ahora te toca a ti»

El padre y la hermana del procesado por asesinar a su madre con 69 puñaladas reclaman para él la prisión permanente revisable - El presunto homicida aduce que sufrió un brote psicótico por su dependencia al alcohol y a las drogas

Cámaras de televisión frente al domicilio donde ocurrió el crimen en San Vicente PILAR CORTÉS

«He matado a mamá, ahora te toca a ti y después me mataré yo». Según el escrito de acusación de la Fiscalía, con estas palabras se dirigió Jorge M. S. a su padre antes de asestarle tres puñaladas en plena calle frente al domicilio familiar en San Vicente del Raspeig. La mujer yacía muerta en el interior de la casa con otras 69 puñaladas. El proceso por este crimen que conmocionó hace un año al municipio acaba de llegar a la Audiencia de Alicante para que sea enjuiciado por un jurado popular y que se celebrará el próximo mes de diciembre. La magistrada María Dolores Ojeda ha sido designada para presidir el tribunal popular.

En el caso, tanto el padre, que sobrevivió al ataque, como la hermana del acusado están personados como acusación particular y piden para el presunto asesino la prisión permanente revisable, la máxima pena prevista en el Código Penal, por el crimen de la mujer de 67 años. Asimismo reclaman otra pena de 20 años de cárcel por el intento de asesinato del padre. Por su parte, la Fiscalía reclama la pena de 25 años de cárcel por el crimen consumado, más otros quince años más por la tentativa.

El acusado, de 30 años de edad, aduce que sufrió un brote y que no era consciente de lo que hacía, debido a su adicción al alcohol y a las drogas, concretamente a la cocaína, y que su intención era la de quitarse la vida cuando se dio cuenta de lo ocurrido. Sin embargo, ninguna de las dos acusaciones considera que se le tenga que aplicar ninguna atenuante por enajenación mental. Sabía lo que hacía en cada momento, recalcan ambas partes en sus escritos de acusación.

El crimen que conmocionó a la localidad de San Vicente del Raspeig ocurrió la tarde del 4 de junio del año pasado, cuando el acusado y su madre estaban a solas en casa. La mujer estaba viendo la televisión cuando fue súbitamente apuñalada por su hijo con dos cuchillos de cocina de la vivienda. El escrito de la acusación particular relata que el presunto asesino ya había maltratado en otras ocasiones a su madre y que ésta le tenía miedo.

Las acusaciones consideran que hay agravantes tanto de alevosía como de ensañamiento, ya que se trató de un ataque inesperado del que apenas ella pudo defenderse; y él permaneció un largo periodo de tiempo acuchillando a su madre llegando a asestarle un total de 69 puñaladas. Según los escritos de acusación, arrastró el cuerpo para esconderlo y después se quedó a esperar a que su padre llegara a casa para hacer lo mismo con él.

El padre se presentó poco después a la vivienda, mientras su hijo le esperaba en la vivienda, tratando de distraerle hablando de otras cosas, como de un coche que estaba mal aparcado en esa misma vía. Con el pretexto de mostrárselo y mientras estaba de espaldas, sacó el cuchillo y fue cuando le dijo «he matado a mamá, ahora te toca a ti y después me mataré yo». Alguna de las tres cuchilladas le alcanzó en el cuello, pero el hombre pudo protegerse y defenderse del ataque, hasta el punto de que llegó una vecina y pudo ayudarle. El presunto asesino al verse descubierto optó por huir en el coche, que estaba aparcado junto a la puerta. Cuando llegaron a la escena del crimen, la Guardia Civil halló a la familia intentando taponar las múltiples heridas que había recibido la madre.

Huida a Alicante

El padre pudo sobrevivir, aunque resultó herido de extrema gravedad y estuvo cuatro días ingresado en un centro hospitalario. En el escrito de acusación se recalca que su hijo era perfectamente consciente de lo que estaba haciendo cuando después de las puñaladas huyó en el coche de la familia. Una de las cuchilladas le alcanzó en el cuello de manera inesperada, motivo por el que las acusaciones consideran que hubo alevosía. Mientras la Fiscalía reclama quince años por este segundo intento de asesinato, la propia víctima y su hija le piden otra pena de veinte años de cárcel.

Agentes de la Policía Nacional consiguieron detenerlo poco después en la barriada de Alicante de donde supuestamente habría ido a consumir droga. El coche fue localizado aparcado en la calle, con el arma del crimen en el interior. Los agentes le encontraron deambulando por la calle. El acusado ha venido diciendo que su intención era acabar con su vida después. Los policías entregaron al sospechoso a la Guardia Civil que ya estaba investigando el doble apuñalamiento.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats