Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juzgan como delito leve una supuesta agresión homófoba en Torrevieja

La víctima denunció golpes y empujones al grito de «te voy a matar, maricón de mierda, sudaca de mierda» por parte del dueño de un supermercado

El colectivo LGTBI de Torrevieja muestra su apoyo al denunciante de una presunta agresión homófoba Tony Sevilla

«Te voy a matar. Te voy a partir la cabeza, maricón de mierda, sudaca de mierda». A golpes y empujones, y entre insultos homófobos y racistas, desalojó el propietario de un supermercado a un hombre de 41 años el pasado 12 de agosto en Torrevieja, según asegura la denuncia registrada en la Guardia Civil. Aunque la víctima interpuso una denuncia señalando que había sufrido un delito de odio, los hechos se juzgaron ayer como delito leve, por lo que el denunciado se enfrenta a una multa por lesiones y amenazas -si no es absuelto finalmente por falta de pruebas-.

Miembros del colectivo LGTBI de Torrevieja se concentraron ayer a las puertas del Palacio de Justicia para respaldar al denunciante de una presunta agresión homófoba y xenófoba por parte del gerente de un supermercado situado en la calle La Sal. A esta muestra de solidaridad se sumó el concejal de Igualdad del Ayuntamiento de Torrevieja, Tomás Ballester (PP). «Libres para ser», «El odio y la violencia se creo para los cobardes», «Mi amor no daña. Tu odio, sí», «Stop LGTBIfobia», fueron lemas de los carteles que mostraban los concentrados junto a la bandera LGTBI. «Esperamos desde LGTBI Torrevieja que al agresor de este chico se le impute un delito de odio, ya que fue agredido al grito de maricón de mierda, y eso es homofobia».

El denunciante -de 41 años, nacionalidad sueca y origen venezolano-, explicó en su relato de los hechos ante el cuartel de la Guardia Civil que se encuentra en España desde el pasado mes de julio en una estancia para visitar a su madre, y que habitualmente realiza la compra en un supermercado cercano a su vivienda. El pasado 7 de agosto compró una garrafa de agua y se dispuso a pagarla.

El concejal de Igualdad, Tomás Ballester (PP) junto a los miembros del colectivo LBTBI de Torrevieja en el Palacio de Justicia TONY SEVILLA

La denuncia aclara que no puede acarrear peso por un reciente accidente, circunstancia que conoce el personal del supermercado que, por ser cliente habitual, siempre se ha ofrecido a ayudarle, sin que supusiera inconveniente alguno en el momento de pagar. Ese día sin embargo, al dejar en el suelo de la caja una garrafa de agua y explicarle al propietario que no podía subirla -según consta en la denuncia-, éste le gritó: «Eso es porque tienes problemas mentales ¿Verdad, maricón de mierda? O la subes o te vas a enterar». El denunciante quedó «estupefacto», dejó el dinero en la caja y se marchó con la garrafa. Pero el joven decidió regresar unos días después «para pedir explicaciones sobre los hechos» y la mujer de la persona que le insultó -trabajadora en el mismo local-, le facilitó su móvil para que pudiera llamarle por teléfono. Cuando comenzó a hablar, siempre según la denuncia, el supuesto agresor le amenazó diciéndole: «Te voy a matar, si te vuelvo a ver te voy a partir la cabeza, maricón de mierda, sudaca de mierda».

Antes de ir al cuartel de la Guardia Civil, el denunciante acudió de nuevo al supermercado el día 12 de agosto para intentar recabar los datos de quien supuestamente le había amenazado e insultado. «Al verlo y sin mediar palabra, lo agarró del cuello de manera violenta provocándole un sangrado, lo echó del establecimiento y le golpeó en el cuello y los hombros». El denunciante, al huir, tropezó, cayó y se golpeó en la cabeza. Fue en ese momento cuando llamó a la Guardia Civil, que realizó un atestado y acudió en dos ocasiones al lugar de los hechos, con lo que el juzgado de guardia decidió instruir un procedimiento de enjuiciamiento inmediato por delito leve. En las diligencias hay incorporado un parte médico en el que se confirman arañazos en el cuello y laceraciones en un hombro. En la denuncia el agredido indica, y así viene recogido textualmente, que considera la agresión verbal como xenófoba y homófoba.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats