Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El farmacéutico detenido en Alcoy tenía 4.500 medicamentos facturados de forma irregular

La Policía acusa al boticario de defraudar 121.000 euros a la Seguridad Social simulando la venta de fármacos que no recogían sus clientes

Detienen a un famacéutico de Alcoy acusado de defraudar 121.000 euros a la Seguridad Social

El farmacéutico de Alcoy detenido por la Policía Nacional por simular la venta de medicamentos recetados que no recogían sus clientes tenía en su establecimiento 4.500 cajas de fármacos y el fraude a la Seguridad Social ha sido valorado en 121.000 euros por la Dirección Territorial de Sanidad en Alicante.

Como informó este diario, la detención del dueño de una farmacia de la calle San Nicolás de Alcoy se produjo recientemente tras detectar irregularidades una inspectora de Sanidad durante una visita rutinaria. Tras comunicarlo a la Policía Nacional se realizó una inspección de la farmacia y descubrieron 160 gramos de marihuana ocultos en el almacén, así como numerosas joyas y 56.000 euros.

El farmacéutico fue detenido inicialmente por tráfico de drogas, pero como tenía en su local cientos de cajas de medicamentos sin el cupón precinto de la Seguridad Social se le intervinieron ante las sospechas de un fraude a la Administración y una vez se confirmó este extremo se le imputó también el delito contra la hacienda pública por fraude a la Seguridad Social.

La Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Generalitat también levantó propuestas de sanción por irregularidades administrativas al carecer de seguro obligatorio e incumplir la normativa covid.

Según ha informado la Policía, el "modus operandi" que presuntamente utilizaba el detenido para perpetrar el fraude a la Seguridad Social consistía en arrancar los cupones precinto de los fármacos que les prescriben los sanitarios a los enfermos crónicos y que, a la postre, son clientes habituales del establecimiento, perfectamente conocidos por el farmacéutico. El investigado, aprovechaba la circunstancia de que la tarjeta sanitaria electrónica, desde su implantación, no precisa ser mostrada físicamente en cada ocasión al farmacéutico para retirar los medicamentos, a pesar de que sí es obligatorio hacerlo.

Muchos de estos clientes, al ser enfermos crónicos, tienen acumulados sus medicamentos de meses anteriores. De este modo, sin el conocimiento ni consentimiento de sus clientes, el detenido, "facturaba presuntamente todos los fármacos a la Seguridad Social a pesar de que no los había dispensando, pudiendo incluso venderlos posteriormente a otros clientes que se personan en la farmacia para adquirirlos sin receta", explica la Policía.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats