Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juzgan a una familia de presuntos narcos por tirotear a tres «clientes» en Novelda

El acusado aduce que el grupo le dijo que tenían secuestrada a su familia y que pretendían robarle la droga - Dos hombres resultaron heridos por los impactos y declaran que el procesado comenzó a dispararles tras una discusión

Los tres acusados sentados de espaldas en el banquillo al inicio del juicio. | J. A. M.

La Audiencia Provincial de Alicante sentó este miércoles en el banquillo a tres miembros de una misma familia que se vieron involucrados en un tiroteo con otros grupo en su domicilio de Novelda en mayo de 2019 a causa de la plantación de marihuana que tenían en el inmueble. Dos de los tres presuntos compradores resultaron heridos de bala durante el altercado. El padre, que permanece en prisión preventiva, está acusado de dos tentativas de homicidio, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas; mientras que su mujer y su hijo están solo acusados por narcotráfico.

El principal acusado y autor material de los disparos adujo que se presentaron tres encapuchados en su taller diciendo que tenían secuestrada a su familia y que fueran a su casa con ellos porque le iban a robar toda la droga. Según su relato, una vez en la casa, uno de los asaltantes le empujó sobre el sofá donde escondía la pistola. «Uno de ellos tenía un casco con forma de calavera y vi que sacaba un arma enorme y empezaba a montarla. Tuve miedo, saqué la pistola y empecé a disparar a lo loco, sin apuntar a ningún sitio», relató. Según su versión, la otra persona llegó a hacer un disparo antes que él.

La Fiscalía y la acusación particular, que ejerce el abogado Pablo Pérez en nombre de uno de los heridos, no consideran acreditado el supuesto intento de robo de la droga, sino que entienden que procesado y víctimas tenían acordada una cita para la compra de la mercancía y que fue el primero quien empezó a disparar cuando surgió una discusión a causa del precio. Así lo declararon los dos heridos en el juicio, que aseguraron que el acusado empezó a disparar mientras les decía que se fueran de su casa. El grupo salió corriendo al ver que les estaban disparando, aunque las balas alcanzaron a dos de ellos. Auxiliados por sus compañeros pudieron huir. Uno de las víctimas llegó detenida por su arresto en otros hechos y la otra estaba en el edificio con protección para no tener contacto con el procesado.

El fiscal pide 14 años de cárcel por dos delitos de intento de homicidio; así como dos años y medio por tener un arma para la que carecía de licencia; y tres años y medio por la droga.

Tanto la mujer como el hijo declararon que no se enteraron de lo que estaba pasando, que estaban dentro de la casa y empezaron a oír los disparos. Las acusaciones consideran que ambos eran conscientes de que se iba a realizar una transacción de droga, ya que en la casa había una plantación de cannabis destinada a su venta a terceras personas.

El procesado adujo que la droga se cultivaba en la casa para autoconsumo y que se utilizaba para un tratamiento médico de su esposa por los dolores que le causaba una fibromialgia. El fiscal en el interrogatorio le hizo ver que no había ni un solo papel en la causa que acreditara ese uso médico de la marihuana. En la casa se hallaron 194 plantas de marihuana con un peso de quince kilos, así como varios botes con la droga. La defensa ha impugnado la analítica de estas sustancias al poner en duda la cadena de custodia policial.

Balazos que pudieron causar la muerte a las víctimas

El juicio se retomará este jueves con la declaración de los forenses, que hicieron constar en su informe que los balazos recibidos podrían haber causado la muerte a las víctimas en caso de no haber recibido asistencia. A uno de los heridos, de 38 años, la bala le entró por el abdomen y le salió por la zona costal. Al segundo, el disparo le alcanzó en el hombro y las lesiones para el fiscal, también tuvieron riesgo vital para él.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats