Suscríbete

Caso Abierto - Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando las noches de fiesta y alcohol acaban a golpes

Dos años de cárcel a un joven por romperle un vaso en la cara a otro en Dénia y dos detenidos en Alicante por una brutal paliza al salir de una discoteca

Imagen de archivo de un camarero sirviendo una copa. | INFORMACIÓN

El fin del toque de queda por el covid fue recibido con aplausos por muchas personas, especialmente las más jóvenes, pero ha conllevado un aumento de las peleas y agresiones y en la inmensa mayoría hay un denominador común: el consumo de bebidas alcohólicas, sin descartar la ingestión de sustancias estupefacientes. Pero no es algo nuevo que sorprenda a las Fuerzas de Seguridad. Esta misma semana se ha hecho pública una sentencia por una grave agresión ocurrida en el verano de 2018 en una discoteca de Dénia y el pasado fin de semana un joven recibió una brutal paliza en la puerta de una discoteca de Alicante, donde la Policía Nacional detuvo a dos personas como principales implicadas en la agresión.

En ambos casos, el origen de las agresiones es absurdo. En el caso de Dénia, la Audiencia ha condenado a dos años de prisión por un delito de lesiones a un joven que actualmente tiene 21 años. Según los hechos declarados probados en una sentencia dictada por la Sección Primera, la agresión ocurrió a las cuatro y media de la madrugada del 25 de agosto de 2018 en la discoteca «Jauja», en el Puerto de Dénia. Un joven que se encontraba en la discoteca tropezó involuntariamente con el acusado, que entonces tenía 18 años, y se enfadó hasta tal punto que reaccionó «con enorme agresividad y de forma totalmente sorpresiva» le estampó violentamente una copa grande de cristal que llevaba en la mano contra la cara del perjudicado.

La víctima sufrió una herida inciso contusa en el pómulo izquierdo de unos siete centímetros y múltiples cortes por la cara. A causa de la agresión al joven le ha quedado como secuela una cicatriz de siete centímetros y otras más pequeñas en el labio superior.

El juicio por estos hechos se celebró el pasado 1 de octubre en la Audiencia de Alicante y el acusado se declaró culpable tras un acuerdo de conformidad entre su abogado defensor y las acusaciones, de ahí que el tribunal le haya condenado a dos años de prisión estimando que concurre la atenuante muy cualificada de reparación del daño al haber indemnizado a la víctima con 19.000 euros.

El fallo también recoge la suspensión de la ejecución de la pena al no ser superior a dos años de cárcel y carecer de antecedentes penales en el momento de la agresión, aunque queda condicionada a que no cometa otro delito durante los próximos tres años.

En el caso de Alicante, un joven de 21 años fue apaleado por un grupo de siete personas tras una disputa en el interior de la discoteca «Magma» y tuvo que ser operado en un centro hospitalario al sufrir una fractura de mandíbula a causa de los golpes recibidos.

Los dos principales implicados en la agresión, de 19 y 20 años, fueron detenidos por la Policía Nacional poco después de la agresión. Los hechos ocurrieron sobre las cinco de la madrugada del pasado domingo, cuando la víctima y un amigo estaban dentro de la discoteca y se cayó una copa al suelo. Ello motivo un enfrentamiento inicial que se trasladó al exterior de la discoteca, donde uno de los jóvenes fue brutalmente agredido por un grupo de siete jóvenes.

Los agresores huyeron en dos coches y la Policía pudo localizar uno de ellos y detener a dos jóvenes por la paliza.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats