Investigación

Un maltratador condenado en Murcia intenta estrangular a una mujer que se negó a tener sexo con él

El hombre, murciano de 69 años con una sentencia en firme por maltrato dictada por un juzgado de Molina de Segura, admitió el nuevo delito, pero no entrará en prisión

Manifestantes en el 8M de Murcia.

Manifestantes en el 8M de Murcia. / JUAN CARLOS CAVAL

Ana Lucas

Ana Lucas

Un murciano de 69 años de edad ha admitido ante la Audiencia Provincial tanto haber agredido sexualmente a una mujer como el pegarle una brutal paliza una madrugada en la cual ella se negó a tener sexo con él. Se da la circunstancia de que este individuo cuenta en su haber con una sentencia firme, dictada por el Juzgado Mixto Nº 4 de Molina de Segura (Murcia) hace un lustro, por maltrato

Pese a reconocer los hechos enjuiciados ahora (y que acontecieron en 2021), y ser condenado por los mismos, el sexagenario no entrará en prisión, con la condición de que no delinca en tres años y asista a un curso de formación «para evitar la reiteración de comportamientos de agresión sexual".

Se aprovechó de su vulnerabilidad

Por el delito de agresión sexual, se le condenó a un año y seis meses de prisión; por el de malos tratos, a 40 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad. No podrá aproximarse a su víctima, a la que tendrá que indemnizar con 200 euros por las lesiones sufridas y con 4.000 más en concepto de daños morales. 

Tal y como se lee en el relato de hechos probados de la sentencia, y admitió este sujeto en la vista, conoció a la mujer a la que acabó agrediendo mediante una amiga común. Se daba la circunstancia de que ella era especialmente vulnerable: extranjera (apenas habla el idioma español, fue asistida por un intérprete en el juicio), sin empleo ni familia en la Región de Murcia y con hijos viviendo en Marruecos

El murciano dijo a la mujer que la ayudaría con los niños y que podía mudarse a su casa, a lo cual ella accedió, dado que no tenía otro arraigo en la Comunidad. 

Apenas tres meses después de conocerse, y ya viviendo juntos, el individuo obligó a la mujer «a mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad, sin que consteacreditado que haya existido acceso carnal, accediendo ante el temor de que la echara de su casa, al no tener familia ni trabajo en España", detalla la resolución.

La tiró de la cama

Al siguiente mes, de madrugada, la pareja estaba dormida en la misma cama «cuando él se despertó y quiso mantener relaciones sexuales con ella", concreta el documento judicial.

"Ante la negativa de la mujer, el hombre, enfurecido, la zarandeó, agarrándola del cuello, y la tiró de la cama", precisa la Audiencia Provincial de Murcia en el fallo. La paliza no terminó ahí, puesto que "una vez en el suelo, le propinó varios puñetazos por el rostro, agarrándola del cabello, y arrastrándola, al tiempo que le decía ‘márchate de mi casa’".

La víctima pudo zafarse, fue atendida por profesionales sanitarios y luego vista por un médico forense, que tiempo después también determinó un trastorno de estrés postraumático en la mujer por lo sucedido.