Suscríbete

Caso Abierto - Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fiscalía y El Ayuntamiento de El Campello llevan al banquillo al acusado de las pintadas en la torre de la Illeta

Los daños causados al Bien de Interés Cultural del sigo XVI están valorados en cerca de 1.500 euros. El Ministerio Público reclama penas de multa y la Corporación, un año de cárcel

Imagen de los trabajos de limpieza para eliminar los restos de pintadas del monumento,

La Fiscalía y el Ayuntamiento de El Campello han llevado al banquillo a un joven acusado de hacer pintadas en el monumento de La Torre de la Illeta dels Banyets, un Bien de Interés Cultural (BIC) levantado en el siglo XVI, y que recientemente fue víctima de actos vandálicos. Le acusan de un delito de daños en el patrimonio histórico por el que el Ministerio Público reclama el pago de una multa, mientras que el Ayuntamiento que está personado como acusación particular le pide hasta un año de prisión.

El asunto acaba de llegar a un juzgado de lo Penal de Alicante para que se celebre el juicio, aunque todo podría quedar cerrado con una conformidad, ya que el acusado ha pagado los más de 1.400 euros de indemnización que le reclamaba el consistorio por los daños. Se trata de un acto vandálico, que generó en su día gran indignación entre los vecinos, ya que este monumento es uno de los símbolos del municipio.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del 18 de agosto de 2019, después de que el acusado, junto a otros tres jóvenes, fuera sorprendido mientras realizaba las pintadas por el vigilante del yacimiento. El grupo se dio a la fuga en un coche, pero pudo ser interceptado al poco tiempo por agentes de la Policía Local. En el vehículo pudieron ser localizados los sprays de pintura que se utilizaron para hacer las pintadas. Aunque había cuatro personas en el grupo, solo se detuvo e imputó a uno de ellos, por ser la personas a quien el vigilante identificó como el autor material de estas pintadas. En su momento, los agentes que le arrestaron le hicieron la prueba de alcoholemia en el momento en que le detuvieron, al detectar que presentaba síntomas de haber consumido alcohol y dio positivo. La descripción del vigilante permitió a los agentes identificar rápidamente a los miembros del grupo e interceptar su coche antes de que hubieran salido del término municipal.

Los hechos obligaron al cierre del monumento, mientras el Ayuntamiento realizaba los preceptivos trabajos de restauración para eliminar del monumento cualquier resto de los actos vandálicos. Tres meses después, la torre volvía a lucir en todo su esplendor, tras haber contratado a una empresa especializada para eliminar todos los restos de la gamberrada. Frases en inglés, un corazón y el dibujo de un pene, todos ellos con pintura de color gris, fueron la firma que dejaron los vándalos en el monumento.

Detalle de una de las pintadas que sufrió el monumento el día de los hechos. Pilar Cortés

La Torre de la Illeta es el símbolo de la población de El Campello y fue totalmente restaurada en 1991. Declarada Bien de Interés Cultural, el monumento se levantó entre los años 1554 y 1557 para prevenir a la población de posibles ataques de piratas berberiscos. Un símbolo de protección de la villa durante más de cinco siglos y en un elevado grado de conservación. La pintada realizada estaba a una altura de 1,70 metros y ocupaba hasta 11,2 metros lineales del muro de mampostería, la cuarta parte del perímetro de la base del monumento. El Ayuntamiento aportó al juzgado un completo informe sobre los daños causados en la torre, así como las técnicas usadas para eliminar de su superficie los restos de las pintadas.

La Fiscalía le reclama una multa de doce meses con una cuota de diaria de 6 euros (un total de 2.190) por un delito de daños en el patrimonio histórico, así como que indemnice al Ayuntamiento con 1.476 euros por los daños causados al monumento. La corporación por su parte reclama la pena de una año de cárcel por estos actos vandálicos y el pago del dinero gastado en reparar la construcción. El acusado, un joven vecino del municipio de Aigües, reconoció desde el momento de su arresto ser el autor de las pintadas. El asunto podría zanjarse con una conformidad en el juzgado de lo Penal de Alicante, ya que el procesado ha abonado al Ayuntamiento el dinero que le reclamaban por los daños. Sin embargo, en una vista para tratar de tantear un posible acuerdo, no se personó por razones que se ignoran, según confirmaron fuentes cercanas al caso.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats