Los juzgados de Marca Comunitaria de Alicante buscan una nueva sede en Alicante. La Conselleria de Justicia ha publicado en el Diario Oficial de la Generalitat la convocatoria por la que está interesada en la adquisición de un local de mil metros cuadrados en las inmediaciones del Palacio de Justicia para que las empresas interesadas presenten sus ofertas. El objetivo es reunir en un inmueble a los tres juzgados de lo Mercantil de Alicante, que en la actualidad se encuentran repartidos en dos edificios diferentes del barrio de Benalúa. Una sede digna para los que son los juzgados que tienen competencia en toda España en la resolución de asuntos de marca comunitaria, decisión que se adoptó en su día con motivo de estar en Alicante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

El Diario Oficial de la Generalitat Valenciana publicó recientemente la convocatoria para la adquisición del inmueble. Al contrario de lo ocurrido en los últimos juzgados creados en la ciudad, en esta ocasión no se va a recurrir al alquiler de locales, sino a la adquisición de uno.

Sin embargo, nunca llueve a gusto de todos. La medida ha causado cierto malestar entre los interesados, que no comprenden muy bien que con la inversión que se va a realizar para la construcción de la Ciudad de la Justicia se les vaya a dejar a ellos fuera del futuro edificio y para el que se prevé una inversión de 85,5 millones de euros. Unas instalaciones que parecen nacer llenas, ya que no va a haber sitio para todos los juzgados, pese a que se cuenta con espacio de reserva para futuras ampliaciones.

Tanteos en la Audiencia

En la actualidad, los tres juzgados de lo Mercantil de Alicante se encuentran repartidos en dos sedes diferentes. Los dos primeros están en el Palacio de Justicia de Pardo Gimeno, mientras que el tercero se encuentra en un local que tuvo que alquilar la Conselleria de Justicia en la calle Alona y fuera del edificio. En la Audiencia, la Sección Octava resuelve las apelaciones de estos juzgados. La Conselleria de Justicia llegó a tantear a la propia Sección Octava para ver si estaban interesados en trasladarse a la nueva sede que ocupen sus compañeros, opción que han rechazado.

El tercer juzgado mercantil de Alicante con sede en la calle Alona y separado de los otros dos, se trata de un órgano judicial que el Ministerio de Justicia autorizó en 2020 en plena pandemia por el covid ante la previsión de un aumento de los concursos de acreedores generados por la crisis sanitaria. Esta materia es la que más trabajo está dando a estos juzgados. En el segundo trimestre del año, los juzgados mercantiles de la provincia registraron un total de 283 concursos presentados por particulares. Y aún así, la moratoria concursal que sigue vigente para las empresas está frenando que se registre una avalancha de procedimientos.

Recreacion virtual de la futura Ciudad de la Justicia, donde se han quedado fuera los juzgados de lo Mercantil. Información

Justicia quiere a los tres órganos judiciales juntos en un mismo local y no dispersos en diferentes zonas de Benalúa, algo que contribuirá a reforzar la coordinación entre ellos. La mudanza permitirá a su vez ganar espacios en los saturados Palacios de Justicia de Benalúa y Pardo Gimeno para la futura creación de nuevos órganos judiciales, mientras termina la obra del futuro edificio.

Entre los requisitos para el nuevo local que será la sede de los tres juzgados está el que se encuentre en la ciudad de Alicante y a una distancia que no debe ser superior a los 750 metros del edificio de Pardo Gimeno para facilitar los desplazamientos. Preferentemente deberá estar ubicado en una planta baja, con una altura de unos cuatro metros desde el suelo al techo y un espacio interior diáfano preferiblemente a fin de hacer una distribución rápida para facilitar su rápida puesta en funcionamiento.

Necesidad de espacio

La medida no ha terminado de convencer entre el personal de los juzgados, ya que consideran insuficiente el espacio de mil metros cuadrados para repartir las salas de vistas, los archivos, despachos y oficinas judiciales. Consideran que serían necesarios al menos otros mil metros más, una opción a la que la Conselleria no se cierra, porque les ha planteado la posibilidad de contar con una segunda planta, con lo que el espacio se duplicaría. En todo caso, lo que causa malestar en el Palacio de Justicia es que se vayan a quedar fuera del nuevo edificio, al igual que va a pasar con la Audiencia Provincial, cuyo traslado a la nueva sede es también una incógnita. Las fuentes en Justicia consultadas por este diario apuntaron que hay un proyecto para remodelar el Palacio de Justicia de Benalúa una vez que esté terminada la Ciudad de la Justicia y que todas las sedes judiciales estarán repartidas entre al menos tres edificios contiguos. Por lo que aún todas las opciones quedan abiertas ante la disposición final de todos los juzgados.

Como ya ha venido publicando este diario, hasta el momento son seis los locales que ha tenido que acudir la Conselleria de Justicia para poder poner en marcha los nuevos juzgados que se han ido creando en la ciudad a lo largo de los últimos años. Una dispersión de sedes con las que quiere acabar el nuevo edificio.