Apuñala a un joven porque le daba droga a su prima de 13 años en Alicante

La Fiscalía pide cinco años de cárcel al acusado, que alega en el juicio que solo se defendió de su agresor

El acusado al llegar a la Audiencia de Alicante para ser juzgado.

Delgado

Un joven argelino de 21 años ha reconocido este martes en un juicio en la Audiencia de Alicante que apuñaló a un compatriota de 18 años durante una pelea que mantuvieron tras recriminarle que le facilitara drogas a su prima, de solo 13 o 14 años de edad. El acusado ha alegado, sin embargo, que le clavó un arma blanca de pequeño tamaño y que fue para defenderse mientras el otro joven le golpeaba en el suelo.

La Fiscalía y la acusación particular pidieron que el acusado sea condenado por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial a cinco años de prisión por tentativa de homicidio, mientras que la defensa reclamó una pena de un año de cárcel al calificar los hechos como un delito de lesiones, ya que no tenía intención de matar.

Los hechos enjuiciados ocurrieron sobre las tres y media de la tarde del pasado 8 de enero en el Parque Requena Municipal Pedro Goitia en Alicante. El acusado ha declarado que ese día había consumido drogas y se acercó al joven de 18 años después de que su prima hermana, menor de edad, le confesara quién le había facilitado hachís. Le dijo que no volviera a juntarse con su prima y tras contestarle con graves insultos a su madre se enzarzaron en una pelea, según ha explicado el procesado.

El acusado al llegar a la Audiencia de Alicante para ser juzgado.

El acusado al llegar a la Audiencia de Alicante para ser juzgado. / Delgado

Durante la disputa el acusado cayó al suelo y el otro joven siguió golpeándole mientras le agarraba del pelo, momento en que el acusado afirma que sacó un cuchillo del bolsillo de su pantalón y se lo clavó en un costado para defenderse.

Sin intención de matar

El joven asegura que no tenía intención de matarlo, mientras que la víctima ha declarado que el acusado, tras la primera pelea, se marchó a su casa tras decirle que «me iba a enterar» y cuando regresó fue cuando le asestó la puñalada.

La víctima, que ha negado en el juicio haber tenido relación alguna con la prima menor del procesado, ha sido indemnizada por el acusado con 4.000 euros por las lesiones y secuelas sufridas. Tras recibir la puñalada llamó a su madre y le dijo que bajara de casa porque estaba escupiendo sangre y se iba a morir.