El catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de Alicante y presidente electo de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC), Javier García , acaba de publicar, en la prestigiosa revista científica Nature Chemistry, un artículo sobre las dificultades relacionadas con el descubrimiento de los últimos elementos químicos y las disputas sobre el nombre que debían recibir.

En el artículo, García hace un recorrido histórico de las principales polémicas y de los acuerdos que han permitido crear un lenguaje común de la química. En él describe como antes de la creación de la IUPAC no existían unas reglas claras y aceptadas universalmente para nombrar las distintas sustancias químicas, sus estructuras y sus reacciones. “Gracias a este organismo internacional hoy tenemos un lenguaje común que nos permite avanzar en la investigación, la educación y la industria químicas”, asegura el catedrático de la Universidad de Alicante.

Habla también por ejemplo de cómo durante la guerra fría las principales potencias compitieron por demostrar su liderazgo tecnológico mediante el descubrimiento de nuevos elementos. Esta tensión, explica García, se evidencia en numerosas disputas por la prioridad y derecho a dar nombre a elementos químicos. En el artículo publicado en Nature Chemistry, se destacan algunos de los casos más conocidos y que ocasionaron conflictos entre científicos de los dos lados del telón de acero. Es muy significativo, añade García que “en 1991 la IUPAC zanja la polémica con la aprobación formal de los nombres y símbolos de los elementos más controvertidos”.

Según recoge el científico alicantino, desde hace más de 250 años cada dos o tres años se descubre, de media, un nuevo elemento. En este sentido, apunta García, las superpotencias siguen compitiendo por ampliar la tabla periódica como pone de manifiesto la construcción de la Fábrica de Elementos Superpesados en Rusia que ayudará a entender los componentes básicos del universo.

Gracias a estos esfuerzos, resume, solo en los últimos años se han descubierto los elementos nihonio, moscovio, teneso y oganesón con los que se completa el séptimo periodo de la tabla periódica.

La publicación del artículo en Nature Chemistry se suma al Año Internacional de la Tabla Periódica que se celebra en 2019, coincidiendo con los 150 años de la propuesta de la tabla periódica hecha por Dimitri Mendeleev.