La pandemia ha afectado a la investigación en general a causa de confinamientos totales o parciales, que cercenan el uso habitual de los laboratorios, pero la repercusión es hasta un 20% superior entre las científicas, tal y como pusieron ayer de manifiesto una decena de investigadoras de la Universidad de Alicante que se sumaron en sesión online a un encuentro internacional de otras 300 ciudades, para abordar cómo pueden avanzar las mujeres en la carrera profesional.

El foro, promovido por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) que preside Javier García, investigador de la UA experto en nanotecnología, evidenció que tanto el género como las personas dependientes, ya sean menores o mayores, juegan un papel fundamental a la hora de perseguir la igualdad de condiciones en la producción científica entre hombres y mujeres. Los últimos estudios puestos ayer sobre la pantalla concretan que tener hijos menor de cinco años incrementa la barrera en un 17% y que se suma otro 3% de freno si se atiende a más personas dependientes.

Las científicas de la UA subrayan que los cambios sociales son lentos y que hay que ayudarles con políticas efectivas que igualen los permisos de maternidad y paternidad, además de tener en cuenta no solo el periodo de embarazo sino también el de lactancia para las que así lo decidan. La educación desde los primeros años también aseguran que es fundamental para romper los techos de cristal definitivamente.