Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UA, pionera en regular el teletrabajo

El documento aprobado en Consejo de Gobierno contempla la medida dos días a la semana y solo para la mitad de los administrativos

Consejo de Gobierno que ha aprobado el teletrabajo en la UA

La Universidad de Alicante ha dado luz verde a la "Normativa para la regulación del teletrabajo del personal de administración y servicios" que la convierte en la primera universidad de la Comunidad en regular el trabajo a distancia.

La medida se implanta con restricciones. No más de dos días a la semana y solo para la mitad de los administrativos.

El gerente, Francesc Vañó, es el encargado de admitir la peticiones, voluntarias, siempre que se mantengan los servicios perfectamente cubiertos.

La rectora, Amparo Navarro, ha agradecido a todos los agentes implicados su participación activa en el proceso de elaboración de la normativa, lo que ha permitido que se haya aprobado por unanimidad.

Tanto Navarro como el propio gerente han incidido en que “somos una universidad presencial y lo queremos seguir siendo”, y han destacado el carácter pionero del reglamento, “una medida organizativa cuyo reto es mejorar la calidad del servicio que se presta potenciando la mejora de los procesos de trabajo y su productividad”.

En este sentido, la rectora ha puntualizado las tres razones previstas por el reglamento para la implantación del teletrabajo. Además de ante situaciones de crisis o emergencia, Navarro apunta que sirva de “complemento a necesidades reales de conciliación, pero con una mirada muy atenta al impacto de género, teniendo muy en cuenta los últimos estudios sobre los efectos del teletrabajo en la vida laboral de las mujeres y vigilando para evitar su invisibilidad".

Por último ha explicado que “que todo se pueda hacer online no significa que sea la mejor forma de hacerlo, por lo que se optará por la calidad organizativa y del servicio”, tal y como contempla el documento al que ha tenido acceso este diario.

Requisitos

La normativa recoge la voluntariedad del teletrabajo, por un máximo de dos días a la semana siempre que se garantice la presencialidad "del 50 % del total del personal adscrito a cada unidad administrativa".

También contempla Planes Individuales para atender circunstancias personales o familiares que aconsejen o permitan el acceso al de teletrabajo, y prevé la implantación del teletrabajo en situaciones de crisis o emergencias.

Concreta que “tendrán la consideración de puestos de trabajo, susceptibles de ser desempeñados mediante teletrabajo, los que puedan ser ejercidos de forma autónoma y a distancia atendiendo a sus características específicas y los medios requeridos para su desarrollo".

Se quedan fuera de esta modalidad "los puestos de trabajo adscritos a las unidades administrativas cuya principal función se desarrolle en oficinas de registro, atención e información, de manera presencial; los puestos de naturaleza eventual; y los puestos cuyas funciones conlleven necesariamente la prestación de servicios presenciales".

La petición tiene que tener en cuenta el reto del servicio y debe solicitarse individualmente por un tiempo determinado de hasta un año qu4e se podrá prorrogar. 

Ordenador personal

Además, para teletrabajar setiene que disponer del "equipamiento informático necesario, ordenador y conexión a internet".

Se tiene que acreditar formación e información en materia de riesgos laborales; poseer conocimientos suficientes para el manejo de herramientas informáticas que permitan el desempeño del teletrabajo; o que el puesto de trabajo es susceptible de ser desempeñado en modalidad a distancia.

La Universidad se compromete a renovar el equipamiento informático apra que las conexiones sean adecuadas y se prevé que "en el caso de tener que abordar la renovación de equipos informáticos, se sustituyan por dispositivos que puedan utilizarse tanto en la actividad presencial como en la actividad por teletrabajo".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats