Un supermercado situado en la Avenida de las Cortes Valencianas fue desvalijado en la madrugada del domingo al lunes. Los asaltantes forzaron para entrar una de las puertas traseras que dan a la nave, situada en la calle Escultores Hermanos Blanco, y accedieron a su interior forzando otro de los accesos que separa el espacio comercial de las zonas de almacenaje y de carga y descarga. El establecimiento, muy conocido entre la comunidad británica local pero también frecuentado por el público español, está situado en un área industrial muy próxima a la zona urbana, pero los trabajadores de establecimientos del entorno no se enteraron de lo sucedido ayer hasta bien entrada la jornada.

El asalto obligó a la dirección a cerrar las puertas del comercio durante toda la mañana. Era personal del mismo supermercado el que informaba del cierre forzoso a los clientes que acudían a realizar sus compras habituales. Uno de los empleados confirmaba el robo sin especificar sus circunstancias, aunque sí aseguró que era "importante". Fuentes del establecimiento indicaron que se podría cuantificar en "miles de euros" aunque se estaba realizando un arqueo. Al robo hay que sumar los daños provocados en las instalaciones que ayer estaban siendo reparados. El supermercado, de unos 2.000 metros cuadrados, pertenece a una cadena "Overseas", especializada en productos congelados, y se baraja que los asaltantes hayan tenido como principal objetivo la recaudación del sábado, aunque normalmente el arqueo de la recaudación se realiza el día anterior y no se suele dejar dinero en metálico. Agentes de la Guardia Civil llevaron a cabo una inspección ocular de la nave comercial en el intento de establecer la secuencia de lo ocurrido. Para ello cuentan además con las imágenes del sistema de videovigilancia del centro y de cámaras de tráfico.