Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela

El otro legado de Miguel Hernández

Cultura recopila documentos, material bibliográfico y obras del poeta para crear una sección en la biblioteca María Moliner dedicada a su figura. La edil Rosa Martínez anuncia que la Fundación que difunde la vida y obra del escritor colabora en esta iniciativa

La Diputación de Jaén se hizo con el legado de Miguel Hernández en diciembre de 2013 para que entrara a formar parte del museo de Quesada, la ciudad natal de la mujer del poeta oriolano más universal, Josefina Manresa. Más de 5.600 poemas manuscritos, cartas y otro serie de objetos que eran propiedad de la familia del escritor se alejaron de la ciudad que le vio nacer y a la que tanto escribió: Orihuela. Pese a que buena parte del recuerdo de Miguel se haya ido a una población lejana a su tierra, su ciudad aún conserva numerosos documentos y material bibliográfico que el Ayuntamiento, en concreto la Concejalía de Cultura, va a tratar de poner en valor con la colaboración de la Fundación Miguel Hernández conformando el otro legado del poeta, el que conserva su pueblo.

Impulsado por la edil Rosa Martínez (PSOE) y la directora de la biblioteca municipal María Moliner, Mari Carmen Sánchez; este proyecto contempla crear en este espacio cultural una sección dedicada al poeta que contenga todo el material que conserva Orihuela «que no es poco», señala la socialista. Asimismo, esta idea que está aún cogiendo forma, plantea crear una conexión con la Fundación Miguel Hernández, que se encuentra junto a la casa-museo del poeta, para que también sea lugar de exposición de ese legado que van a poner en común para que tanto los ciudadanos como los visitantes que reciba la localidad puedan contemplar parte del recuerdo que se conserva de Miguel.

Fue a través del trabajo de documentación que realizó la exedil Ana Mas y el archivero municipal Jesús García-Molina como se encontraron buena parte de los documentos que conformarán este legado. Mas participó en el ciclo de conferencias «Orihuela, destino turístico», organizado por la Cátedra Arzobispo Loaces con su ponencia «Vivir a Miguel Hernández: Orihuela y el turismo cultural» y, con su trabajo documental, abrió un mundo de posibilidades para convertir a su ciudad natal, en un lugar que verdaderamente ponga en valor su figura a través de la exposición de su obra, documentos, referencias bibliográficas su nombre e incluso archivos audiovisuales.

Contenido

Este proyecto contempla abrir en una de las salas de la biblioteca María Moliner una sección dedicada al poeta. Este espacio contendrá todos los libros con los que cuenta el Ayuntamiento de Miguel Hernández o sobre su vida y obra de otros autores tanto porque los ha comprado o por donaciones que se unirá a lo expuesto por la Fundación Miguel Hernández. Pero también contendrá numerosos documentos curiosos que el archivo conserva. Martínez explica que se van a digitalizar y en algunos casos se van a exponer en urnas con la suficiente protección para que no se estropeen. Entre estos documentos, hay buena parte del legado que conservaba el archivero Justo García Soriano y que fue donado al Ayuntamiento como una carta que tanto Miguel Hernández como su compañero Carlos Fenoll le escribieron a Justo García Morales, pero también de los documentos que conservaba Antonio García-Molina y que fueron comprados por el Consistorio.

Curiosidades

A estos documentos también se une la carta que refleja que Ramón Sijé, Carlos Fenoll y el propio Miguel Hernández solicitaron el salón de actos de la Casa Social de los Obreros Católicos para celebrar una fiesta literaria el 9 de abril de 1933 que tenía programada la participación del poeta con la «Elegía Media del Toro» y la colaboración de Díe. También están los registros de la altura y medidas del poeta ya que fue reconocido por el regimiento de artillería número 6 para participar en la mili. Medía 1,69 metros y su tórax tenía 87 centímetros a 11 de febrero de 1931. Ese es el único registro que se conserva porque después se especifica que está «fallecido». Otro de los datos que conserva el Ayuntamiento es su registro en el padrón municipal, en la calle Arriba. Su nombre está junto al de sus hermanos y padres. El legado oriolano que se expondrá al público también contiene primeras ediciones de libros como «Perito en Lunas», «Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras» o incluso «Poesía en las trincheras», editada por el Comisariado de Guerra en la edición de «La voz del combatiente». Todo esto y lo que «queda por descubrir», indica la concejala, tratará de que Orihuela ponga un nuevo granito de arena para dar a conocer y difundir la figura de a su poeta más universal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats