Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela se queda sin pinos

Las faldas de la Cruz de la Muela ofrecen un panorama desolador mientras la Conselleria insta ahora a municipios y particulares a sumarse a la lucha tras declarar al insecto una plaga

Orihuela se queda sin pinos

Orihuela se queda sin pinos. Como se observa en la imagen, este era ayer el aspecto que presentaban las faldas de la Sierra de la Muela donde no quedan árboles verdes y donde la desolación se extiende día a día. El «tomicus», un insecto perforador que se ha hecho fuerte con la sequía, ha acabado con más de 3.500 árboles sólo en el municipio y antes de que la Consellera de Medio Ambiente lo declarara plaga y ayer anunciara que hay un centenar de municipios afectados en la Comunidad Valenciana, según recoge una orden en la que insta a los ayuntamientos y particulares a tomar medidas con su propagación; mientras, el organismo autonómico anuncia las suyas para 2015 que consistirán, básicamente, en la retirada de los árboles secos para evitar que siga actuando aunque la nota oficial del organismo que dirige Isabel Bonig no dice qué inversión habrá para ello pero, de entrada, no será fácil ni barato.

El concejal de Medio Ambiente, Manuel Gallud (Los Verdes), mantuvo ayer una reunión con dos ingenieros forestales para intentar poner soluciones a lo que queda, algo que no es fácil, porque el insecto es especialmente voraz en esta época del año y llegan sin tiempo para tomar medidas. A priori, el Ayuntamiento de Orihuela echará mano de trampas artificiales -unos recipientes con un atrayente para el insecto en el que quedan atrapados- de los que se colocarán entre 100 y 200 en función de las posibilidades económicas del municipio. Los envases se colocarán por voluntarios, algo que ya adelantó en el último pleno.

Orihuela es el municipio más afectado de la provincia de Alicante desde que se detectó la plaga hace dos años. En 2014, la Conselleria de Medio Ambiente cifró en 1.140 los pinos muertos; en estos momentos ese número, al menos, se triplica y hay que sumar los de Redován, Albatera y Benejúzar, los otros tres pueblos de la Vega Baja que se encuentran en el listado de municipios sobre los cuales se ha declarado «de utilidad pública y obligatorio el tratamiento para el control de las plagas de insectos perforadores». Pero esta cifra se queda corta pues el PSOE de Callosa de Segura, precisamente, ha convocado hoy una rueda de Prensa para denunciar que el «tomicus» también está destruyendo las pinadas del municipio. Elche, Alicante, Xixona y Crevillent completan el listado en la provincia.

El edil aseguró que la solución pasa por colocar cebos naturales, que no son ni más ni menos que troncos sin corteza que atraen al insecto. Cuando éste se encuentra en su interior hay que proceder a destrozarlos por medios mecánicos. El problema es quién y a qué precio está dispuesto a realizar este trabajo cuando la Conselleria ha anunciado 200.000 euros para este año en toda la Comunidad.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats