Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torrevieja

Unas torres para siempre

La iglesia de la Inmaculada presenta el proyecto para remozar el interior de sus campanarios

Imagen de la campanario del reloj de la Inmaculada.

Imagen de la campanario del reloj de la Inmaculada. D. Pamies

La dos torres de la iglesia arciprestal de la Inmaculada de Torrevieja van a ser remozadas. La principal actuación se basará en el saneamiento de los forjados de hierro de los dos campanarios. Para levantar las torres a principios del siglo XX se utilizaron vigas del antiguo ferrocarril, que han quedado a la intemperie, afectadas por la salinidad y humedad del clima de Torrevieja. En esas zonas han aparecido grietas. El párroco Manuel Martínez explicó ayer que en ningún caso entrañan peligro para la estructura del edificio pero «sí debe actuarse ahora para que no vayan a más». Fue el personal que realizaba el mantenimiento de los campanarios el que advirtió de que el deterioro era ya evidente.

El presupuesto previsto supera los 40.000 euros. Los andamios no cubrirán las fachada de la iglesia, porque la mayor parte la obra es interna. Además del forjado, el paso del tiempo ha hecho inaccesible algunos tramos de las escaleras que conducen a los campanarios. También hay que reponer barandillas y peldaños y se han perdido tejas, ladrillos y molduras en los arcos y la cubierta. Todo está pendiente de la supervisión del proyecto para recibir licencia municipal.

La torre y el campanario se alzan unos 22 metros sobre el perfil del casco urbano en la plaza de la Constitución y junto a su gemela componen una de las estampas más reconocibles de la geografía urbana de Torrevieja. Hasta mediados de los sesenta seguía siendo una de las construcciones más elevadas del municipio.

La iglesia fue levantada en 1789, coincidiendo con el impulso de la explotación de las salinas de Torrevieja. Fue reconstruida, tras el terremoto de 1829, aprovechando las piedras de la vieja torre que daba nombre al pueblo, algo que todavía se puede observar a simple vista en la distinta tonalidad de los sillares de la base de la fachada del templo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats