Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela

El alcalde dio ayer por escrito un plazo de 48 horas al interventor para rectificar o lo expedientará

Bascuñana le dice que ha dañado en la entrevista a INFORMACIÓN el honor del Ayuntamiento

Casi al mismo tiempo que Cambiemos Orihuela criticaba en un comunicado las «amenazas y presiones» por parte del alcalde, Emilio Bascuñana (PP), contra el interventor, Fernando Urruticoechea, el primer edil envió un escrito al funcionario en el que se le advertía de que si no rectificaba sus palabras en una entrevista a INFORMACIÓN en 48 horas, en las que Urruticoechea aseguró que Orihuela cumplía los requisitos según la Ley de Bases para su disolución, ya que no se gobernaba por el bien del interés general, se le abriría un expediente sancionador.

Este escrito llega un día después de que Bascuñana anunciara en rueda de prensa que está dispuesto a demandar al funcionario por estas palabras, pretensión que le reiteró ayer en el escrito, pues además de este expediente el alcalde le aseguró que procederá a iniciar «las acciones civiles y penales que en defensa del derecho al honor de dicho Ayuntamiento (el de Orihuela) como institución y/o de sus concretos miembros y funcionarios fueren procedentes en derecho».

Urruticoechea también dijo en la entrevista que originó la polémica la «falta de libertad de expresión. Un derecho que está unido a la libertad de cátedra y que está relacionado con la libertad de auditoría» en Orihuela. Una opinión que comparte Cambiemos Orihuela ya que, dijo ayer en un comunicado, «desde el equipo de gobierno no sólo se desoyen sistemáticamente las recomendaciones de quienes han demostrado ser expertos en detectar las irregularidades, sino que además se somete su trabajo a un escrutinio permanente, se les asignan tareas que no les corresponden y se les vapulea en los medios de comunicación». Bascuñana pidió a Urruticoechea que, antes del viernes, manifieste «si se afirma y ratifica en dichas declaraciones, si considera que existe una gestión gravemente perjudicial para el interés general y con incumplimiento de obligaciones constitucionales y si considera que el Ayuntamiento cumple actualmente con los requisitos del artículo 61 de la Ley de Bases de Régimen Local para su disolución, explicando cuáles son las circunstancias concretas que le llevan a manifestar tal opinión». En caso afirmativo, Bascuñana le pide que explique «por qué supuestamente no se ha dado cumplimiento a sus obligaciones en dicho sentido, así como por qué no ha solicitado dicha medida, tal y como reconoce en la citada entrevista».

Cabe destacar que el alcalde de Crevillent, municipio donde Urruticoechea trabajó antes de su llegada a Orihuela, le abrió, sin éxito, dos expedientes por denunciar irregularidades en su gestión, labor que le ha llevado a obtener el premio a la libertad de expresión por la Unió de Periodistes Valencians.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats