Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torrevieja

El edificio del Museo de la Semana Santa perderá su nombre antes de inaugurarse

El alcalde llevará al pleno una propuesta para cambiar el contenido de los usos del edificio

El edificio del Museo de la Semana Santa perderá su nombre antes de inaugurarse

El edificio del Museo de la Semana Santa perderá su nombre antes de inaugurarse

El equipo de gobierno de cinco grupos municipales que encabeza José Manuel Dolón (Los Verdes) lleva al pleno de mañana (17 horas) una propuesta para la modificación de los usos del nuevo edificio, aún en construcción, que estaba previsto para albergar el Museo de la Semana Santa de Torrevieja. Algo -lo del cambio de destino del inmueble- que lleva el regidor ecologista barruntando desde hace meses pero que nadie sabía cuándo se iba a producir exactamente. Pues ya se sabe, será mañana.

La decisión del regidor supone una ruptura con el proyecto anunciado y vendido por los dos últimos equipos de gobierno del Partido Popular (PP) torrevejense y que deja «víctimas» pues en medio de la polémica se encuentra la Junta Mayor de Cofradias (JMC), que lleva años esperando la cesión de un inmueble en condiciones y que se iba a encontrar -y regalado- gracias a las gestiones que hizo hace algo más de seis años el entonces alcalde Pedro Hernández Mateo -avaladas posteriormente por su sucesor, Eduardo Dolón- con una inversión pública de 6 millones de euros a fin de ser un escaparate para la difusión de la fe y de las tradiciones cristianas.

Ahora, por mor del nuevo alcalde, se prevé que acaben en las catacumbas del mismo porque buena parte del inmueble, y eso es algo que se resuelve en esa sesión plenaria, pasará a tener usos más mundanos y a ellos les quedaría prácticamente los sótanos como espacio de disfrute, según han constatado tras conocer el proyecto hace cuatro meses.

El presidente de la Junta Mayor, Jesús Sánchez, hizo ayer público un comunicado que, sin ser incendiario, sí dice a las claras lo lejano que está el alcalde de, al menos, escucharles. El máximo representante de las cofradías asegura en el mismo escrito que hace cinco meses pidió una entrevista al regidor y todavía lleva esperando.

Mientras tanto, el equipo de gobierno justifica la propuesta que lleva al pleno en racionalizar el espacio disponible y compatibilizarlo con otros usos de equipamiento cultural y administrativo, y más en un ayuntamiento como el de Torrevieja que paga cada años cientos de miles de euros por alquiler de locales.

Antes y ahora

Entender cómo se podía regalar un inmueble a un colectivo religioso para seguir pagando -religiosamente- alquileres por oficinas municipales solo se comprende por cómo se hacían las cosas antes y cómo se hacen ahora en Torrevieja, pero de ello no tiene culpa la JMC torrevejense.

El pasado 4 de febrero el concejal responsable del área de Cultura, Alejandro Blanco, mantuvo un encuentro con los representantes de la Junta Mayor, lo que ocurrió dos meses después de que este diario avanzara la intención del equipo de gobierno de acabar con ese destino para el inmueble como Museo de la Semana. El edil de Cultura escuchó los argumentos del presidente y miembros de la junta pero, según Blanco, la decisión era del alcalde y no de él que, por lo que la junta interpretó que no estaba de acuerdo pero acataba la decisión.

«Fue el propio Blanco el que reconoció que el reparto del edificio había sido una decisión del alcalde y que tenía que ser él mismo quien la replanteara, ofreciéndose el concejal a promover una reunión entre la junta y el primer edil para abordar ese tema», asegura. El edil no desmintió ayer que esto no hubiese sido así.

Aprobada

El problema es que esa reunión nunca tuvo lugar con el regidor. Jesús Sánchez añadía ayer que celebrarla ahora, «no tendrá sentido si la propuesta es aprobada en pleno». Ante esta situación y porque algo se esperaban, la semana pasada él y miembros de su junta mantuvieron una reunión con la oposición -PP y Ciudadanos-.

Los populares les dijeron que se mantenían en su idea de que el inmueble tenía que tener un uso casi exclusivo para ellos a excepción, tal y como se había acordado el pasado mandato, del segundo sótano y de la cuarta planta, donde se situaría el salón de actos que también podría albergar actividades abiertas a otros colectivos. Según la Junta Mayor, C's también está de acuerdo si desde más arriba -dirección provincial, entiéndase- no le dicen lo contrario. Con todo ello les han pedido que sumen, por una vez, sus fuerzas para tumbar el proyecto del alcalde.

Tal y como prevé el equipo de gobierno, el edificio que se pagó con fondos del Plan Confianza junto al Palacio de Justicia, dejará un espacio del 40% al patrimonio religioso de la Semana Santa y se prevé que también acoja la exposición del Museo del Mar y de la Sal, además de diversas dependencias municipales. Ahora la decisión está a punto de llegar a un pleno que no dejará a nadie indiferente. Muchos cofrades tienen previsto acudir con sus colores.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats