Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela

La Casa Natal de Miguel Hernández carece de proyecto cultural siete años después de inaugurarse

El Consell entregó el martes con prisas la llave para evitar otro conflicto con el Ayuntamiento, que anunció que la abriría ese día «sí o sí»

El edificio en una imagen del martes, durante la inauguración por parte del presidente Ximo Puig, junto al alcalde Emilio Bascuñana. TONY SEVILLA

Por sorpresa, a la carrera y con polémica. La cesión de la Casa Natal de Miguel Hernández al Ayuntamiento de Orihuela por parte del Consell, que ha tenido un coste de 600.000 euros, lejos de acercar posturas entre ambas administraciones tras años de disputas por este inmueble, ha reavivado aún más la polémica. La casa ya abrió en 2010, en el marco del Año Hernandiano declarado por el centenario del nacimiento del poeta universal oriolano y cerró sus puertas al día siguiente... hasta el pasado martes y casi siete años después.

En esta ocasión también se reabrió con motivo de un Año Hernandiano, pero esta vez para conmemorar el 75 aniversario de la muerte del poeta. La apertura se realizó tras formalizar la cesión al Ayuntamiento del inmueble por parte del Consell, una reivindicación de hacía años. En esta ocasión no se cerró al día siguiente, aunque a efectos prácticos es prácticamente como si se hubiera hecho, ya que la casa se encuentra, literalmente, vacía.

El inmueble abrió sus puertas el martes después de que, según apuntaron desde el Ayuntamiento, se les comunicara la entrega de llaves por parte del Consell un día antes, el lunes y tres semanas después de que el concejal de Patrimonio, Rafael Almagro, asegurara que el 28 de marzo abriría sus puertas «sí o sí»; es decir, con o sin llaves. Ante esta situación, el pasado viernes, representantes de la Conselleria visitaban la Casa Natal para cerrar los flecos del acuerdo, que por «problemas internos de la Conselleria», apuntaron tanto desde el Consell como desde el Ayuntamiento, se realizó «in extremis», con el fin de que se pudiera abrir el 28 de marzo.

Inicialmente, esta cesión estaba enmarcada en un convenio que contemplaba, en principio, no solo la de la Casa Natal del poeta, sino también la del edificio de los antiguos juzgados, el Museo de la Muralla y el Ahogadero de la Seda de San Antón, como contraprestación al Consistorio por los seis millones de euros que se gastó la administración local en la construcción del Palacio de Justicia, pese a ser esto competencia del gobierno autonómico.

La lentitud propia de la burocracia hizo que, como se preveía, el convenio completo no estuviese listo para la fecha en la que se conmemoró el 75 aniversario de la muerte del poeta. Ante esta situación, desde el Consell se optó por sacar la Casa Natal del grueso del acuerdo y tramitar tan solo esa parte para que el edificio abriera sus puertas el 28 de marzo.

Sin embargo, desde el equipo de gobierno no contaron con que esta apertura fuese posible, por lo que el anuncio, del que tuvieron constancia «in extremis» el lunes, les pilló por sorpresa, por lo que no se ha desarrollado un proyecto que sirva de atractivo y dote de utilidad al inmueble más allá del valor simbólico que pueda tener.

Archivo audiovisual

El proyecto inicial contemplaba un centro de estudios hernandiano, con el archivo audiovisual de la Fundación Miguel Hernández, al que se sumaría parte del archivo municipal. Sin embargo, desde la Fundación apuntan a que «nadie se ha puesto en contacto oficialmente con nosotros para ningún tipo de proyecto». Desde la Concejalía de Cultura, la edil Mar Ezcurra, apuntó a que «no hay espacio para mucho. La casa es muy pequeña, no tiene muebles donde albergar archivos, no tiene nada. Yo apuesto por crear un Centro Cultural que se convierta en un referente en la ciudad», aunque admite que aún no hay nada cerrado.

Durante cuánto tiempo la Casa Natal seguirá totalmente vacía de contenido es una incógnita y, si bien es cierto que el Consell anunció de un día para otro su apertura, también llama la atención el hecho de que sabiendo desde el pasado mes de diciembre que la cesión del inmueble era cuestión de meses, no se ha trabajado para tenerlo todo listo en el momento en el que dicha apertura se produjera. El resultado es, una vez más, una oportunidad perdida para poner en valor la figura del poeta y recuperar un inmueble, el de la casa donde supuestamente nació porque ni eso está suficientemente documentado, según muchos oriolanos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats