Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los de Abascal se hacen con los agricultores de la Vega Baja tras «robarle» al PP el discurso del agua

La formación de extrema derecha pasa de 23.000 a 33.300 votos en seis meses aglutinando el descontento de los regantes del interior y en Pilar de la Horadada

Imagen de una de las habituales mesas informativas de Vox en el centro de Torrevieja.

Imagen de una de las habituales mesas informativas de Vox en el centro de Torrevieja.

La extrema derecha pisa fuerte en la Vega Baja. Sin convocar mítines o actos públicos de más de cincuenta asistentes. Sin tener definida una estructura comarcal, todos sus cargos dependen de una dirección provincial que, además, está formada ahora por una junta gestora. Y sin gobernar en ninguno de los 27 municipios de la Vega Baja. Así, sin los mecanismos de poder municipal que permiten trasladar votos locales a unas elecciones generales, ha cosechado el radicalismo de Vox 33.341 votos en la comarca. A solo 400 de la segunda fuerza más votada, el PSOE . Y a menos de 3.000 del tradicionalmente hegemónico Partido Popular (36.668 votos). Ha sido el partido más votado en once municipios, entre ellos Pilar de la Horadada y Callosa de Segura y Almoradí (aunque empatado en la primera posición con el Partido Popular). Tres de las ciudades más importantes de la comarca y fiel reflejo de lo que es la Vega Baja.

Su presencia pública más relevante, poco concurrida pero constante desde hace unos meses, ha sido la instalación de mesas y carpas informativas en paseos, parques y glorietas de algunos municipios de la Vega Baja. Logo pistacho sobre blanco y profusión de banderas de España. Pero dominan como pocos las redes sociales y su mensaje patriótico y radical se cuela directamente en el móvil de jóvenes y menos jóvenes.

Lo explica a INFORMACIÓN, Carolina Vigara, concejal de la formación en Torrevieja. «La gente se acerca, nos conoce y les enseñamos el programa. Nos pregunta sus dudas, se las aclaramos y desde ahí aumentamos nuestra afiliación». Y sus electores. «La gente nos ha visto trabajar con 24 diputados en Madrid y eso ha hecho que se haya perdido el miedo al voto a Vox. Porque había miedo al voto dividido de la derecha». Para Vigara lo que «los ciudadanos han visto es que trabajamos, y no son verdad esos titulares que nos pintan como un partido ultra; la mayoría de sus concejales, en el caso de la provincia de Alicante, son mujeres ».

Una visión muy distinta del éxito de la formación de Abascal tiene el diputado provincial del Partido Popular, Adrián Ballester. «Tienen un mensaje simple y populista y gente que les puede comprar ese mensaje con propuestas que son irrealizables en nuestro estado de derecho o nuestro marco constitucional y que no se pueden hacer». El diputado provincial popular explica por ejemplo la inviabilidad de algunas de las medidas que plantea el partido de Santiago Abascal como la de «desmontar el estado autonómico» al hilo de la situación planteada por el independentismo en Cataluña.

Posturas radicales

«Se aprovechan del desconocimiento de la gente sobre nuestro sistema constitucional y plantean cosas que son imposibles de hacer. Tienen que tener un apoyo de tres quintos del Congreso para hacer modificaciones legislativas de ese calado. Dicen que va a eliminar las autonomías cuando eso es algo que requiere una reforma constitucional en profundidad» y así, aclara, una larga retahíla de promesas que, advierte Ballester, nunca van a poder hacer efectivas.

Aunque los populares son socios de gobierno o reciben el apoyo explícito de Vox en comunidades autónomas como Andalucía o Madrid, Ballester se desmarca de esta formación al calificarla como «un partido que niega el cambio climático cuando sabemos que acabamos de sufrir una de sus consecuencias en la Vega Baja. O el tema de la violencia sexista es otro de las posturas radicales de Vox y con las que el PP no estamos de acuerdo». Para Manuel Pineda, alcalde de Rafal y diputado autonómico socialista -municipio donde ganó el PSOE- los resultados de Vox se explican en la comarca en el hundimiento de Cs y la abstención. El bloque de izquierdas -PSOE y Podemos- ha perdido 6.000 votos en esta cita electoral en la Vega Baja. Y el de derechas otros 2.000. Algo que ha perjudicado, en opinión de Pineda, a las opciones de izquierda con un electorado «más inconformista» y «menos disciplinado» a la hora de cumplir con el derecho de voto.

La formación verde ha ganado 10.300 entre abril y la cita del pasado domingo. Ciudadanos , con un hundimiento total de su respaldo creciente desde 2015, ha perdido casi 15.000. Mientras que el PP solo ha podido sumar unos 1.645 más. «Lo que ha ganado Vox viene de Ciudadanos y de no querer votar al PP».

Agricultura

Pineda no considera que la mayoría de votantes de Vox sean «ultras o de extrema derecha». En la Vega Baja, indica, en muchas zonas que viven de la agricultura y del agua del trasvase Tajo-Segura, los agricultores consideran que el PP ya no es el partido que les representa en sus intereses. «La campaña del Partido Popular de los últimos años (centrada en el lema de Agua para Todos) se ha convertido en un boomerang en la Vega Baja y en Murcia».

Los agricultores sienten que ya no tienen garantizado el grifo del Trasvase Tajo-Segura, tampoco el agua subvencionada de las desalinizadoras. Además por primera vez desde que la transformación agrícola llegó con el agua del Tajo se ven, más allá de los grupos ecologistas, claramente señalados por el impacto ambiental que genera su modelo de agricultura intensiva y su incidencia en situaciones críticas como la generada en el Mar Menor. También con el hartazgo frente a la administración, en el caso del regadío tradicional, por el abandono, que a su juicio, padecen por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura, sobre todo a raiz de la gota fría del pasado mes de septiembre.

El mayor porcentaje de voto a Vox en la comarca se ha dado en Pilar de la Horadada. Un 34%. Es el municipio con mayor población inmigrante de origen norteafricano con empleo en el campo en toda la Vega Baja.

Un resultado en nada extrapolable a las municipales

Un resultado El resultado en la Vega Baja de las elecciones generales hay que interpretarlo más en clave nacional que en influencia de variables locales si se atiende a los datos de las municipales de mayo. La mitad de municipios en los que ahora ha ganado Vox en votos gestiona el PP. Pero también cuatro de ellos -Benferri, San Fulgencio, Dolores y Catral- son gobernados por el PSOE y uno más, Daya Vieja, es gestionado por un alcalde de Compromís.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats