Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torrevieja

El PP, CS y Vox «devuelven» el título de hijo adoptivo de Torrevieja que el pleno le retiró al exministro Trillo

PP, Cs y Vox deciden en comisión informativa que no se lleve a pleno de nuevo el procedimiento de retirada de la distinción para ratificarlo y cierran el expediente

Imagen de Federico Trillo, en una visita a Torrevieja.

Imagen de Federico Trillo, en una visita a Torrevieja. INFORMACIÓN

Torrevieja tiene un hijo adoptivo de ida y vuelta. Su Ayuntamiento de siempre ha sido «pionero» en muchas iniciativas. Ahora también lo es en los títulos de quita y pon. Una comisión informativa dictaminó ayer, con los votos del PP, que el pleno no debe ratificar la retirada del título de hijo adoptivo al exministro Federico Trillo. La retirada del cargo honorífico fue aprobada, a petición del entonces concejal de Izquierda Unida, Víctor Ferrández, en el tramo final del anterior mandato, en enero de 2019. El voto a favor de este edil, Los Verdes, Sueña Torrevieja y el PSOE (11 votos a favor), frente a la abstención de PP, Ciudadanos y APTCe (14 abstenciones) hicieron que saliera adelante la iniciativa.

El asunto volvió al pleno para su ratificación justo después de la cita electoral de mayo pasado. El escenario había cambiado por completo. El gobierno local que había decidido la retirada en enero ya estaba en funciones y de salida y la oposición del PP iba a asumir en días la gestión municipal con mayoría absoluta. El punto se incorporó en el orden del día, pero su debate -no la moción en sí- fue rechazado al modificar los populares y Cs su abstención de enero por un voto en contra. En aquella sesión se ausentaron además un concejal de Los Verdes y otra de Cs.

La abstención de Domingo Soler (APTCe) permitió que no se debatiera. Fue uno de los integrantes del despacho de abogados, muy ligado también al PP local, el que defendió en ruegos y preguntas de aquel pleno la figura de Trillo, al que también se le intentó retirar el título de hijo adoptivo en Alcoy. Ese mismo día 30 de mayo de este año, se registró en el Ayuntamiento una petición del abogado Juan Chapapría, en representación del propio Federico Trillo, en la que explicaba que se había adoptado la decisión sin que hubiera sido «oído» su opinión al respecto.

No está nada claro por qué la tramitación de esta alegación ha vuelto de nuevo a comisión ahora puesto que más allá de pedir ser "oído" el exministro no ha presentado ningún escrito más. Algo que, por cierto, no se explicaba ayer el PP. Los técnicos habrían entendido que el expediente no estaba "cerrado" al no debatirse la aprobación definitiva de la retirada de la distinción en el pleno. El PP, Cs y Vox votaron en comisión que el asunto no volviera a pleno y darlo por cerrado.

El Ayuntamiento de Torrevieja carece de reglamento de honores y distinciones por lo que no está regulado qué hay que hacer cuando el pleno decide retirar uno de estos nombramientos. Por eso entre la aprobación inicial y el intento de ratificación de mayo pasaron cinco meses -e informes de varios departamentos dilucidando cómo se podía abordar el asunto- y para abordar la alegación otros siete más.

En la comisión de ayer el argumento formal de los populares, Cs -formación de la que partió realmente la idea de rechazar llevar el asunto a pleno- y Vox para es que el partido que presentó la moción, IU, no cuenta ahora con representación en la Corporación.

IU justificó su iniciativa en la responsabilidad de Trillo en el accidente del avión militar Yakolev -que no se sustanció judicialmente- y su aparición en los papeles de Bárcenas -sueldos de la caja B del PP- y la escasa vinculación de Trillo, de origen cartagenero, con el municipio.

La distinción fue otorgada en 2005 por impulso de Pedro Hernández Mateo (PP), con el que Trillo mantenía una estrecha relación de amistad. Trillo medió, como Ministro de Defensa, para que Torrevieja contara con la cesión del submarino Delfín, ahora una de las ofertas museográficas de la ciudad como museo flotante. Trillo respaldó a Hernández Mateo en aquel momento asegurando públicamente que el primer edil, que ya estaba imputado en varias causas judiciales y que cumplió una pena de tres años por una condena por corrupción, negando que estuviera siendo investigado.

El exedil de Izquierda Unida, Víctor Ferrández, dijo ayer que la decisión del PP es «una cacicada, ha vuelto el caciquismo al Ayuntamiento» y apuntó que estudia emprender medidas.

A esta polémica se suma la suscitada por la denuncia de Los Verdes del «regreso» de una placa conmemorativa en la que aparece el exalcalde Pedro Hernández, condenado por corrupción. Esas placas se retiraron en cumplimiento de una resolución -respaldada por el PP en las Cortes Valencianas- para eliminar distintivos a cargos condenados por corrupción.

Pese a esa carencia de reglamento de honores el Ayuntamiento ya tiene experiencia en la retirada de nombramientos. Francisco Camps dejó de ser hijo adoptivo de Torrevieja en el anterior mandato. En aquella ocasión sin vuelta atrás ni alegaciones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats