Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

La Policía de Callosa toma la temperatura a los ciudadanos para prevenir contra el coronavirus

Los agentes realizan las mediciones en la calle con un termómetro de infrarrojos

Los controles de temperatura han llegado a las calles. Callosa de Segura es el primer municipio donde se están realizando mediciones a los ciudadanos. Es la Policía Local de la localidad la encargada de tomar la temperatura con una pistola de infrarrojos, que evita el contacto directo, como medida para prevenir la expansión del virus. Los agentes están realizando estas mediciones, sobre todo, a los trabajadores se servicios esenciales que cada mañana salen temprano para acudir a sus puestos de trabajo. La mayoría son inmigrantes que trabajan como temporeros. El 25% de la población de Callosa de Segura es extranjera.

La idea partió de un jefe de servicio de la Policía Local del municipio. Los agentes cuentan con dos termómetros digitales por infrarrojos de tipo pistola que adquirió el Ayuntamiento para que sus policías locales se tomaran la temperatura cada vez que hacen un cambio de servicio. «Estamos repartiendo mascarillas desde primera hora de la mañana a todos los trabajadores y, de manera aleatoria, también les tomamos la temperatura, y es algo preventivo para evitar la expansión del virus», explica el jefe de la Policía Local de Callosa de Segura, Juan Sánchez.

A las 5 de la madrugada los agentes del servicio de noche esperan la llegada de los trabajadores temporeros que cogerán un autobús que les llevará a la vecina Región de Murcia o a Almería para recoger las cosechas que estos días surten a los supermercados de todo el país. La práctica totalidad son inmigrantes, la mayoría de origen magrebí. Algunos llevan mascarilla, otros no, pero los agentes enseguida les dan una antes de tomarles la temperatura. Con la pistola situada a unos cinco centímetros de la frente hacen la medición, que tarda pocos segundos en dar el resultado. «La gente se lo ha tomado muy bien y no pone ninguna objeción», señala Sánchez.

Ayer, primer día en el que reabría el mercadillo en Callosa de Segura, los agentes aprovecharon para tomar la temperatura a los vecinos que acudían al zoco, sobre todo a los grupos de más riesgo. «Mantendremos las mediciones a los ciudadanos mientras sigamos teniendo mascarillas para repartir, que estamos dando a todos los trabajadores cojan o no el transporte público, donde son obligatorias, ya que son pocos los que lo usan, por eso hemos decidido repartir las protecciones a todos los trabajadores y temporeros», indica el jefe policial.

Un centenar de mediciones

La Policía Local ha hecho ya un centenar de mediciones de temperatura a los vecinos desde el inicio de esta semana, todas ellas negativas en cuanto a tener fiebre, uno de los síntomas del coronavirus. El protocolo a seguir, en el caso de que alguien tenga algunos grados de más, es conminarle a que se vaya a su casa y darle el teléfono habilitado por Sanidad y el del centro de salud para que llame por si tienen que hacerle la prueba del Covid-19.

No obstante, los agentes también avisarían al Centro de Coordinación de Emergencias de la Policía Local Cempol para que haga un seguimiento del posible caso. «Todo con total discreción, obviamente, porque en este asunto hay mucha alarma social y puede ser que alguien tenga unas décimas de fiebre y no sea coronavirus», matiza Juan Sánchez. «Hay mucha gente que todavía no está concienciada con la magnitud de esta pandemia que puede afectar a cualquiera, aunque no se lo crea, y de esta manera aportamos nuestro granito de arena para evitar la expansión del virus», zanja el responsable policial.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats