Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UGT acusa al presidente del comité de las basuras de colocar a un familiar

Aseo urbano en Torrevieja.

Aseo urbano en Torrevieja.

Los sindicatos con representación en el comité de empresa de Acciona, Comisiones Obreras -mayoritario-y UGT, se han enzarzado en los últimos días en un duro cruce de acusaciones entre las que destacan las de «enchufismo» de familiares de los sindicalistas de cara al refuerzo estival. La plantilla del servicio municipal puede llegar a sobrepasar los 350 empleados en verano, frente a la ordinaria que no supera los 220 y ahora acaba de incorporar a 40 trabajadores para esa refuerzo. La práctica habitual en la empresa, es que se seleccione para esas funciones a los trabajadores que más experiencia acumulen con contrataciones temporales de otros años. Algunos de estos trabajadores «padres de familia» llevan más de diez años formando parte del refuerzo «y a día de hoy están esperando ser llamados. El portavoz de los cuatro representantes de UGT, Antonio Escamilla, acusó en una nota de prensa al presidente del comité Gaspar Cobos, de «colocar» a un familiar directo para cubrir una de esas plazas de operarios de refuerzo. Algo que ha ocurrido también, según la misma fuente, a la hora de dar empleo a familiares directos de «encargados». Personas que pasan a trabajar con una experiencia mucho menor que los operarios que están esperando ser llamados. «Comunicamos a la empresa el 18 de junio que establezca el orden de antigüedad y no de afinidad o parentesco de algunos mandos o sindicato». UGT pide la dimisión del presidente del comité.

Por su parte, Cobos niega que «haya pedido a la dirección de la empresa» la contratación de familiares directos y tacha de «falacias» unas acusaciones que UGT «se ha inventado sin que el señor Escamilla tenga pruebas que lo corroboren». Cobos indica además que fue su sindicato el que advirtió a la empresa por escrito a principios de junio que respetase el criterio de seleccionar para el refuerzo a los trabajadores con mayor antigüedad en ese cometido. También asegura que Escamilla fue contratado en el año 1998 gracias a la gestión «de un concejal» y que su denuncia es fruto de una «pataleta» porque la empresa no ha atendido, a su vez, una petición para contratar a un familiar y arremete contra la labor sindical realizada por UGT durante la crisis sanitaria «por no estar a la altura ni presentes». Y pide la dimisión, en este caso, de todos los representantes de UGT.

Adjudicación

Ni la empresa, ni el Ayuntamiento -que desembolsa anualmente 18 millones de euros una prestación que se realiza sin contrato- se han pronunciado sobre la polémica. El Ayuntamiento está ahora en el proceso de adjudicar el nuevo servicio -al que ha vuelto a presentarse Acciona, además de tres ofertas más- sin que CCOO ni UGT se hayan pronunciado sobre el pliego o las características de u contrato en el que el municipio piensa invertir más de 460 millones de euros en quince años.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats